La leche más mala y peligrosa que puedes comprar en el supermercado

stop

Vigila con esto

leche

24 de julio de 2020 (18:53 CET)

La leche es uno de los complementos nutritivos más resaltantes en la vida de casi todos los seres. No solo los humanos se aprovechan de esta sustancia, sino también otros mamíferos al nacer. Es un producto que, para bien o para mal, todos los supermercados distribuyen y las familias consumen con regularidad. Sin embargo, esto no quiere decir que sea idóneo para la salud. 

Existen dos tipos de leche bien diferenciados, la leche láctea que proviene de los animales, y la leche de origen vegetal que es preparada a partir de distintos cereales, como la soja, avena, almendra, etc. 

A pesar de que se han desarrollado diversos estudios que concluyen muchos problemas de salud ligados al consumo de la secreción animal, a los establecimientos comerciales no les conviene que la población crea en esos resultados. Pero ya es tiempo de cambiar la mentalidad y atender a los expertos. 

derivado de la leche

Las desventajas de la leche láctea vs las virtudes de la leche vegetal 

En la composición de la leche vegetal están altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados, lo que significa que puede ayudar a cuidar el corazón y otros órganos. Además, tiene baja presencia de grasas saturadas, las denominadas grasas dañinas. Por su parte, la de origen animal presenta características totalmente opuestas.

La industria lechera se rinde tras 17 años de desplome.

La bebida con lactosa tiene el efecto perjudicial de elevar la insulina, lo que aumenta el riesgo de padecer cáncer, sobretodo si se consume con frecuencia. A su vez, la fibra es más abundante en la opción vegetal, porque está fabricada con semillas, plantas y frutos secos. 

Por otro lado, la Universidad de Oxford realizó un estudio y determinó que para la producción de 200 ml de leche, se gasta 9 veces más tierra que la bebida vegetal. La tierra la utilizan para proporcionar pasto y que las vacas tengan su comida. Y, por si esto fuera poco, tiene un efecto negativo sobre el planeta, ya que contribuye con el efecto invernadero al producir más gases. ¿Ahora ha cambiado tu percepción sobre los tipos de leche? 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad