Imagen de archivo de un supermercado

La leche más mala y peligrosa que compras en el supermercado sin saberlo

stop

Cuidado cuando vayas a comprar para llenar la nevera

27 de mayo de 2020 (14:51 CET)

La leche es uno de los productos de consumo más habituales en la sociedad. Está en casi todas las casas, y suele ser lo primero que compramos cuando vamos al supermercado.

Lo habitual hasta hace unos años era que la mayoría de domicilios tuvieran en casa leche láctea. Pero en los últimos años han proliferado las marcas de leche vegetal. Una alternativa cada vez más habitual. Pero, ¿cuál de las dos es mejor?

leche

La respuesta es la leche vegetal. Y el motivo te lo revelamos a continuación.

La leche vegetal, la más recomendable

Al margen de que hay mucha gente a la que no sienta bien la leche láctea y deben renunciar a cualquier producto derivado de la misma, hay otro problema que acompaña a la leche láctea que nos afecta a todos, la tomemos o no. Y es que este inconveniente tiene que ver con el medio ambiente.

Por un lado, según estudios realizados por la Universidad de Oxford, se necesitan 9 veces más porciones de tierra para crear leche láctea respecto la vegetal. Espacios fértiles necesarios para plantar el pasto de las vacas.

Por otro, las flatulencias de las vacas contienen mucho metano, que es uno de los gases más contaminantes y que afectan en mayor medida a pronunciar el efecto invernadero. En concreto, tres veces más de lo que producen las plantas con las que se fabrica la leche vegetal. Además, esas flatulencias también están compuestas de otros gases contaminantes como el amoníaco.

Por todo ello, la leche láctea es mucho más recomendable para la salud personal y la colectiva. Y entre ellas, las más recomendadas son la de avellanas y la de soja. Aunque también existen de coco, de almendras, de arroz o de avena, entre otras.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad