Kiko Hernández y Gema López en Sálvame

“La jueza ha visto el vídeo”. Kiko Hernández, Gema López y el lío más gordo en Telecinco

stop

Los colaboradores de Sálvame guardan silencio ante uno de los casos más polémicos y oscuros del reality de Telecinco

10 de octubre de 2019 (16:59 CET)

Gran Hermano, el reality estrella de Telecinco se encuentra en el punto de mira. Todos los medios de comunicación de todo el país se han hecho eco de la noticia. El formato es todo un éxito de audiencias en todas sus versiones, especialmente las de famosos. Desde 2001 el reality da alegrías a la cadena ininterrumpidamente. 

La convivencia nunca ha sido fácil y menos cuando estas con personas que acabas de conocer y con personalidades bien dispares. Los concursantes se encuentran encerrados 24 horas al día sin poder salir de la casa durante como máximo tres meses. Algunas veces se han visto situaciones que han rozado la falta de educación, el respeto y la violencia. Escenas lamentables que deberían haberse parado y nunca deberían haber sido emitidas. Los concursantes se olvidan de las cámaras y sacan sus instintos más primarios. 

Carlota Prado

Han pasado muchas cosas en la casa más famosa de la televisión, pero sin duda hay un oscuro episodio que se recordará toda la vida. A los fans del formato les viene a la cabeza del nombre de Carlota Prado, quién aseguraba haber sido violada dentro de la casa por otro concursante, José María López. Unas imágenes que la chica no puede borrar de su mente, especialmente, por la pasividad por parte del programa de intervenir, viendo que ella no era consciente de lo que estaba pasando, después de una fiesta con alcohol. 

"Se ve perfectamente que se aprovecha de mí en la habitación y que yo estoy inconsciente. Se ve cómo le digo "quítate, no puedo". Es mi cuerpo el que sale ahí, inconsciente y violada. Es que incluso se ve cómo se ríe de mí después de hacerlo. Se ve cómo la 'Super' me llama y yo no respondo porque estoy inconsciente. No llego a explicarme cómo el programa lo permitió. Esto pasa a la una y media de la mañana, y nadie irrumpió. Cada habitación de la casa tenía trampillas por las que el equipo del programa podía entrar de urgencia. enían pruebas suficientes como para sacarlo inmediatamente y no permitir que se riera en mi cara al decirme que me cuidó", relata Carlota. 

Esta semana la jueza que llevaba el caso ha dado por acabada la instrucción. "Carlota Prado se hallaba tumbada sin apenas moverse, boca arriba, con los ojos cerrados desde que se metió en la cama, cuando José María López, otro concursante, realizó movimientos bajo el edredón que aparentemente pudieran consistir en penetraciones", se puede leer en el auto. 

"José María le dijo a Carlota que le iba a contar un secreto y tapó a ambos con el edredón, observándose una manipulación interna en la que José María pudiera ser que estuviera quitando los pantalones y las bragas a Carlota. Esta le comunicó, sin apenas fuerza, la frase 'no puedo', sacó uno de sus brazos del edredón y lo dejó caer contra la pared. También se quitó la parte de arriba con dificultad y sacó una mano, posicionándola en vertical y recta hacia José María, en la que pudo manifestarle que parase su acción, la cual pudiera consistir en tocamientos de su cuerpo en base a las oscilaciones apreciadas".

La Fiscalía y las partes implicadas pueden acusar y en el juicio se decidirá la sentencia final. Carlota todavía no sabe como terminará esta pesadilla que no la deja dormir por las noches.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad