Reina Letizia

La infanta Cristina cuenta lo que les hace Letizia a sus hijos (y es muy feo)

stop

La reina y el nuevo episodio de tensión con su cuñada

06 de marzo de 2020 (12:40 CET)

No es ningún secreto que la relación entre la reina Letizia y sus cuñadas no es que sea precisamente idílica. En especial con la infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin. Una relación que ya desde el primer momento en el que Ortiz pisó La Zarzuela por primera vez ya se vio que no iba a acabar bien.

Entre otras cosas porque no fueron otros que Cristina e Iñaki los que, cuando vieron que la relación entre Felipe y Letizia iba por buen camino, empezaron a presionar al entonces futuro heredero con que cesara la relación con una Ortiz a la que veían peligrosa.

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina a su llegada al juicio.

Unas presiones que llegaron a oídos de la periodista y que no ha olvidado. Ni olvidará. Sabe Letizia que nunca ha contado con la aprobación de su familia política, de ahí que, a la mínima que puede, intentar llevar a cabo su particular venganza.

El lío con Letizia y sus sobrinos

Y la reina vio una oportunidad de oro cuanto estalló el caso Noos. Fue entonces, y sobre todo una vez Urdangarin fue condenado, cuando Letizia, de la mano de Felipe, apartaron a Cristina y a Iñaki de la Familia Real.

Nadie quiso saber nada de ellos, sobre todo una Letizia que, con la excusa de apartarlos por el bien de la institución, aprovechó la ocasión. Eso sí, como apunta uno de sus principales haters, Jaime Peñafiel, en el medio República, parece que el castigo no fue solo hacia sus cuñados, sino que sus sobrinos también sufrieron las consecuencias del asilamiento.

“Nadie entiende, la cruel actitud de Letizia contra estas criaturas (sus sobrinos) a las que hace el vacío impidiendo el acercamiento a sus hijas Leonor y Sofía ¿Qué teme?”, apunta el periodista.

Un lío con sus sobrinos que, cómo no, no ha hecho otra cosa que crear aún más distancia entre una Cristina y una Ortiz que hace tiempo que no se soportan y que, como se demostró recientemente en el funeral de doña Pilar, directamente ni se miran a la cara.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad