Infanta Cristina | EFE

La humillación a la infanta Cristina de Letizia: destapado por qué se odian tanto

stop

El lío que dinamitó la relación entre la hermana de Felipe VI y su mujer

11 de junio de 2020 (12:07 CET)

Los que hace ya mucho tiempo que siguen el día a día de la actualidad monárquica saben muy bien que una de las relaciones más tensan dentro de la Familia Real es la de la reina Letizia y la infanta Cristina.

Dos mujeres con mucho carácter que nunca es que se hayan llevado precisamente bien. Los motivos son muchos. Letizia, por ejemplo, nunca ha olvidado que fueron Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin los que más presionaron a Felipe para que se alejara de ella en los inicios de su relación.

Sin embargo, hubo un día en el que, tal y como apunta Pilar Eyre, una de las periodistas mejor informadas de lo que ocurre en palacio, que dinamitó para siempre la relación: el día del bautizo de Irene, la hija de la infanta Cristina.

Infanta Cristina, reina Letizia y rey Felipe

La humillación de Letizia a Cristina

Eyre cuenta cuál fue le motivo de la ruptura definitiva de la relación de las dos cuñadas: “Cristina organizó el bautizo de su hija en Madrid (...) Pensó que sus suegros merecían trato especial y se le ocurrió que podrían alojarse en casa de su hermano. La Zarzuela bis o el Pabellón del príncipe, un extenso palacio de 3.200 m2. Los suegros aceptaron encantados y Cristina llamó a Felipe para pedírselo. Letizia se negó en redondo a invitar una noche al discreto matrimonio Urdangarin, Juan María y Claire. No es que le pusiera pegas, ¡es que le dijo lisa y llanamente que no!: “Estoy embarazada, no me siento bien y no me apetece tener en casa a unas personas que no conozco”, apunta la periodista.

Un bautizo en el que, de forma indirecta, Letizia fue también protagonista: “Letizia era un poema. No se levantó de la silla, se abanicaba continuamente, le brillaban las sienes, cuando posó en grupo se le hundieron los tacones en el césped y estuvo a punto de caerse... Tenía un rostro tan angustiado que uno de los invitados me dijo que temió que fuera a desmayarse”. ¿Llegará algún día la reconciliación de las dos cuñadas? Visto que ni se miraron la última vez que se vieron, en el funeral de Pilar de Borbón, parece difícil.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad