Ana Rosa Quintana

La grave enfermedad de la que Ana Rosa Quintana no habla (y conoce todo Telecinco)

stop

La presentadora y el drama que arrasa en la cadena de Paolo Vasile

02 de febrero de 2020 (14:00 CET)

Ana Rosa Quintana lleva tantos años siendo una de las principales caras reconocibles de la televisión en España y estando al frente de programas matinales que ha tenido un amplio número de colaboradores en los diferentes programas que ha presentado.

Eso sí, uno de ellos destaca por encima de resto. Entre otras cosas porque, si bien es cierto que no estuvo mucho tiempo al frente del cargo, no fue otro que Máximo Huerta el que dio el salto de los platós de Telecinco a estar al frente del Ministerio de Cultura durante la breve primera legislatura de Pedro Sánchez.

La enfermedad de Máximo Huerta

Un Huerta que padece una enfermedad que, por mucho que la propia Ana Rosa haga todo lo posible por ocultar, todo Telecinco la conoce. Y es que parece ser que el colaborador valenciano padece de agorafobia.

Màxim Huerta

Una enfermedad por la cual las personas que la sufren tienen mucho miedo a quedar atrapado en algún lugar con mucha gente sin poder tener una salida clara. Una enfermedad que ha provocado muchos momento duros en la vida de Huerta.

Él mismo se ha pronunciado en alguna ocasión al respecto. En especial cuando, apenas unas semana después de ser nombrado ministro, dimitió por sorpresa: “El miedo está en ti, es cómo tú crees que te están mirando… Yo tenía pánico, me encerré y me quedé en casa, no quería volver a Madrid. Entraba en pánico, pero en silencio estuve bien”.

También se sinceró tiempo después con María Patiño en Socialité, donde llegó a declara que “Han sido meses de vergüenza, miedos, censura, de dolor y de pensar que no iba a poder trabajar nunca más. No veía salida”.

Por suerte pare él, ahora ya está, cuentan, en manos de los mejores profesionales. Profesionales que están llevando a cabo tratamientos psicológicos con Huerta a base de terapia de exposición (algo así como terapia de choque) así como terapia cognitivo-conductual. Seguro que, con el tiempo, el valenciano podrá dejar atrás estos duros episodios.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad