La gran enemiga de Emma García en Sálvame: relaciones rotas

Emma García entrevistó a Kiko Matamoros tan solo un día después de María Patiño y la gallega le dejó las cosas bien claras el lunes. Se molestó porque no había sido agradecido con ella y con la vasca sí

Fotografía: La gran enemiga de Emma García en Sálvame: relaciones rotas
Fotografía: La gran enemiga de Emma García en Sálvame: relaciones rotas

Continúa la guerra entre Kiko Matamoros y María Patiño. El colaborador volvió al trabajo hace cuestión de idas, sin embargo todavía no se han dicho todo lo que se querían decir. Entre ellos existe tensión y vuelan los cuchillos cada vez que coinciden en plató. El pasado sábado María Patiño entrevistó al colaborador, sin embargo allí se mantuvo prudente. Ahora que ella ya es colaboradora se han dicho todo lo que se querían decir.

La presentadora ha hecho un serio reproche al novio de Marta López cuando éste hablaba de la entrevista de Makoke, su ex mujer. El padre de Diego Matamoros no daba crédito a las palabras de su compañera.

El domingo Emma García entrevistó al colaborador en ‘Viva la vida’, unas horas después de su entrevista en el Deluxe. Kiko Matamoros agradeció a la presentadora vasca su trato, mientras que no mencionó nada de la gallega. «Me llamó la atención verlo el domingo derrumbado. Sabes que hiciste el ridículo el sábado y por eso lloraste el domingo…”, le soltó.

Fotografía: La gran enemiga de Emma García en Sálvame: relaciones rotas

«Pero, ¿qué dices», le ha respondido. María Patiño ha acusado a Kiko Matamoros de victimizarse. «Yo no dicto sentencia hablo de lo que pienso», ha dicho María Patiño muy alterada. Kiko Matamoros deja claro que sus lágrimas son reales y que nunca ha querido vender unas lágrimas en televisión. Fue una entrevista muy sincera, según él.

Tras esto, Kiko Matamoros ha dado respuesta a la entrevista de su ex mujer. «Ha sido la actuación más sucia que le recuerdo. Manipula absolutamente todo».

Tras este enfrentamiento está claro que entre María Patiño y Emma García no existe una buena relación. La gallega, que tiene un carácter algo más temperamental salta a la mínima. Se desconoce el motivo de esta tensa relación entre ellas. Siempre intentan no coincidir.