Malú

La foto de Malú (la novia de Albert Rivera) sin pasar por el cirujano plástico: “¿Es ella?” (y lo es)

stop

Se filtran unas fotos del pasado de la cantante y evidencian sus operaciones de estética

01 de abril de 2019 (13:02 CET)

Albert Rivera y Malú son la pareja del momento y Ana Rosa Quintana lo sabe. A finales del mes de febrero, la revista Semana sorprendía con esta gran exclusiva. Desde entonces ni el líder político de Ciudadanos ni la cantante han confirmado ni desmentido la supuesta relación. Nadie sabe nada aunque ellos dejan que los medios de comunicación hablen mientras ellos no responden. Esto les va como anillo al dedo para darse publicidad en sus respectivos trabajos. Malú se deja ver lo menos posible. Mientras que Rivera va a todos los actos, pero solo responde a las preguntas meramente políticas. En El Hormiguero se centró más en las personales, no obstante ninguna de ellas fue dirigida a la cantante y su noviazgo. 

Malú en los Premios Cadena Dial

Según Laura Fa, colaboradora de Sálvame, la cantante se refugiaba en un pueblo de Valencia, pero eran unos rumores totalmente falsos. Malú alquiló una mansión en la lujosa urbanización La Finca, muy de moda entre las 'celebrities'. Mientras ella permanece escondida, Albert Rivera no se ha dejado ver por la zona ni tan siquiera entrando a la casa y eso que los paparazzis están 24 horas pegados a la puerta. 

De momento no se ha visto ninguna foto de ellos dos juntos. Semanas atrás ya se dijo que el caché de la artista se había duplicado tras salir a la luz el romance con el político de Ciudadanos. Concretamente hasta los 45.000 euros por cada concierto, 2.000 euros más si lo contrata el ayuntamiento. No pasaría lo mismo si el filtreo fuera con otra persona desconocida. Los dos están en el foco de los medios de comunicación. 

Ahora muchos creen que todo esto es un montaje. No existe ningún tipo de relación entre ellos y ambos les conviene mantener los rumores. Para el político se encuentra ahora mismo en campaña electoral y aunque sea por temas amorosos, Albert Rivera es el nombre del político que más suena. Además los programas de corazón son la mejor proyección ya que son los que cuentan con una mayor audiencia. Malú, una cantante que estaba acabada, está viendo resurgir su carrera discográfica tras este 'boom' mediática. La joven estaba prácticamente olvidada por la prensa y sus seguidores y ahora vuelve a ser portada. No interesa finiquitar esta relación. No por lo menos hasta después del 28 de abril, cuando salgan los resultados de las elecciones. 

Otros creen que están enamorados, pero no precisamente el uno del otro. Puede ser que sea verdad que se hayan conocido en una foto, haya coincidido y hayan tenido algunas palabras o algo más. Pero todo sería una tapadera y no solo por intereses profesionales. Uno de los dos está enamorado de alguien muy influyente y esta es la forma de desviar la atención de los medios. 

Mientras tanto siguen saliendo fotos de ella y su pasado. Lógicamente está irreconocible. Muchos usuarios se preguntan si realmente es ella. Parece otra persona. "¿Es ella?", escribe un usuario. La fotografía corresponde a sus inicios y de ahí a ahora han pasado muchos años y muchas operaciones de estética. Además llevaba el pelo de otro color. Complemamente rubio. Menos mal que se lo ha cambiado al moreno actual porque le favorece mucho más. 

Malú de rubia en el pasado

Todo el mundo tiene un pasado 

Malú hace años no era la misma de ahora. Ni tan siquiera en el carácter, pero tampoco en el nombre. Ella se llamaba María Lucía Sánchez Benítez. ​Su carrera artística empezó en 1998 cuando un productor la escuchó cantar en un evento flamenco. Pedro Guerra y Alejandro Sanz colaboraron en ese primer trabajo discográfico que salió en el mismo año. Con tan solo 15 años recibió grandes premios. Toda una revolución, como también su 'look'. 

El estilismo de la joven no se parece en nada al actual. Ahora ella es mucho más "gótica", opta siempre por los colores oscuros y negros para su vestuarios, incluso su cabello luce un castaño oscuro. Antes era mucho más alegre y viva. Todos los vestidos llenos de color y floreados, además de llevar un colo de pelo mucho más claro, un castaño con tonalidades rubias. El carácter de la joven también ha cambiado y su estilo va en consonancia. ¿Se enamoraría Rivera de esta Malú? 

MALÚ  desayunando

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad