La escapada de Juan Carlos I a Kazajistán: maletines, millones de dólares y una cacería de cabras

El viaje no oficial del rey emérito Juan Carlos I a Kazajistán de donde volvió con cadáveres de animales y cinco millones de dólares en metálico

Juan Carlos I
Juan Carlos I

Mientras la Fiscalía Anticorrupción sigue investigando los movimientos de las tarjetas opacas en las que estarían implicados el rey emérito Juan Carlos I, su mujer, la emérita doña Sofía, y algunos de sus familiares, siguen goteando informaciones sobre detalles del pasado del padre del rey Felipe VI. Esta vez corresponden a un viaje que hizo en 2002, y las publica elDiario.es.

Según informa el medio, Juan Carlos realizó un viaje no oficial en 2002 a Kazajistán, donde estuvo de cacería con el ex presidente Nazarbayev, y de donde volvió, además de con unos cuantos cadáveres de animales, con cinco millones de dólares en metálico.

Juan Carlos se va de cacería a Kazajistán y vuelve con algo más que animales muertos

Así lo habría explicado Victor Khrapunov, alcalde en aquel tiempo de Almaty, la región donde estuvo Juan Carlos. «Fueron apenas tres días. Pero Nazarbayev quería que resultara muy especial. Había invitado al rey a cazar con él y me pidió que yo lo recibiera», apunta.

Y así lo hizo. Khrapunov  recibió al entonces rey de España. Ambos disfrutaron de un almuerzo y acto seguido Juan Carlos se fue a la caza privada de Nazarbayev, de la que volvió dos días después con unos cuantos souvenirs.

Juan Carlos I
Juan Carlos I

«Por la puerta trasera del avión introducían los cuerpos de aquellos animales que habían cazado y por la delantera, al mismo tiempo, subían los guardaespaldas del presidente portando cuatro o cinco maletines negros y bajaban sin ellos», asegura Khrapunov, que lo volvió a ver a su regreso de la caza.

Viaje por placer

Asimismo, Rakhat Aliyev, yerno del presidente fallecido en 2015, reveló tiempo después a Khrapunov que el contenido de aquellos maletines eran cinco millones de dólares en metálico con los que Juan Carlos se marchó del país.

Además, Rakhat Aliyev escribió algunos de los detalles que recuerda de aquella visita del emérito en su libro Godfather in law: «Bebieron whisky escocés y saltaron juntos al río. Chicas de compañía del país esperaban cerca para repartir total relajación». Además, asegura que el ex Jefe de Estado hizo de «lobby por los intereses españoles de Repsol y Talgo».