Reina Sofía | EFE

La enfermedad que le han diagnosticado a la reina Sofía (y de la que España no sabe nada)

stop

La esposa de Juan Carlos I atraviesa su peor momento

19 de mayo de 2020 (11:21 CET)

La cuarentena no está siendo nada fácil parala reina emérita doña Sofía. La madre del rey Felipe VI no se esperaba vivir así el estado de alarma en España por la pandemia del coronavirus.

El confinamiento no pudo empezar peor, con la publicación del diario The Telegraph de la presunta corrupción de su marido Juan Carlos I. Nos referimos a los presuntos 100 millones de euros cobrados del gobierno de Arabia Saudí en forma de comisiones por su participación en la construcción del AVE Medina-La Meca.

Un golpe tras otro

A ello le siguió la ruptura de su hijo Felipe con el emérito, tras tomar la decisión de retirar la asignación a su padre y de renunciar a su herencia. Y es que al margen de los problemas que Sofía tenga con Juan Carlos, le dolió mucho ver el enfrentamiento entre su hijo y su marido.

Una situación Sofía que ha vivido apartada de su familia. Por un lado, porque la suegra de la reina Letizia es paciente de riesgo. Por otro, porque hace tiempo que decidió vivir separada del emérito. Habitan en alas separadas en Zarzuela. Y Sofía pasa estos días aislada en la suya, tan solo acompañada por su hermana, princesa Irene de Grecia.

Sofia y la princesa Irene

Y lo peor: en los últimos días Sofía ha sufrido otro duro golpe. el pasado 7 de mayo murió Pablo Bradam, primo de Sofía, a quien la emérita estaba muy unida.

“Muerte de Pablo Bradamprimo hermano del rey Constantino, la reina Sofía y la princesa Irene de GreciaPablo era hijo de la princesa Catalina de Grecia, Lady Brandam, hermana del rey Alejandro, el rey Jorge II, el rey Pablo I de Grecia (padre de la reina emérita), la reina madre Helena de Rumanía e Irene, duquesa de Aosta”, rezaba el comunicado publicado por la casa real.

Pablo Bradam

El momento más difícil

Una serie de golpes que no han hecho otra cosa que hundir el estado de ánimo de la madre de Felipe VI hasta sumirla en una depresión que tiene muy preocupado a su entorno.

Más aun con la descripción que hizo una visita de Zarzuela sobre cómo se había encontrado a Sofía y a su hermana Irene un día en el que se perdió por Palacio. Según esta fuente, Sofía e Irene estaban “solo iluminadas por una lámpara de pie, cenando en una mesa camilla, vestidas de negro... En silencio y sin esas sonrisas profesionales que siempre exhiben en público parecían dos ancianas”. ¡Se las veía tan griegas! Me impresionó la escena”, explicó este visitante a Pilar Eyre.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad