La enfermedad degenerativa de la que Pablo Motos no habla en El Hormiguero

stop

El presentador del programa de Antena 3 no habla del problema de uno de sus colaboradores

Pablo Motos El Hormiguero

24 de febrero de 2020 (15:07 CET)

Pablo Motos brinda todo su apoyo a Mario Vaquerizo, antiguo colaborador de su programa. El showman fue invitado estelar la pasada semana junto a El Monaguillo para hablar de la exitosa nueva temporada de Tu cara me suena 8. La pareja mostró su complicidad y además se lo pasaron en grande. No obstante, el madrileño dejó patente que todavía no se había recuperado de su enfermedad. Sus movimientos no eran muy veloces y se sentía dolorido. 

Mario Vaquerizo siempre lleva una sonrisa por montera cuando está delante de una cámara. Sin embargo cuando estas se apagan, el showman se vuelve como cualquier otra persona normal. Con sus problemas, especialmente de salud. Hace un año el marido de Alaska se retiró de la vida pública debido a una enfermedad de la que habló con total naturalidad. "No puedo correr ni peinarme con el secador, pero beber cerveza sí. Mi enfermedad me está afectando tanto que no tengo ganas de nada".

Mario VaquerizoA pesar de que esta noticia la dió el día de los santos inocentes, no fue ninguna inocentada. "Los médicos me han dicho que esto es para siempre, pero que me recuperaré". Alaska comunicó que dentro de lo malo estaba bien y él mismo tranquilizó a sus seguidores. "Llevo varios días desaparecido y metido en la cama por culpa de un pinzamiento o como se diga en la espalda que me sigue teniendo K.O. y sin ganas de nada, ni Nochevieja, ni contestar a mensajes, ni ganas de hablar (y mira que es difícil)...".

"Tengo una degeneración que acaba en artrosis crónica. Soy muy mal paciente, el dolor continuado no lo soporto", reveló el líder de las Nancys Rubias en una entrevista para Sábado Deluxe. 

"Está siendo duro, no tanto por los dolores físicos sino por lo mental, me he visto imposibilitado para hacer muchas cosas", al tiempo que lamentaba haber perdido "mi forma física porque llevo tres meses sin ir al gimnasio pero tengo que pasar por eso, esta enfermedad es complicada pero no tanto como otras".

 "Olvido me ha cuidado mucho, aunque también me ha desesperado mucho. No me podía tocar, ni yo a ella. Con lo que soy yo, que soy un maricón en una feria que me muevo para arriba y para abajo", relató con su habitual guasa.

El madrileño se está sometiendo a una rehabilitación que tiene como objetivo fortalecer su musculatura, un proceso habitual en una enfermedad, la artrosis degenerativa, que hasta hace poco se creía que afectaba única y exclusivamente a personas mayores. Los datos demuestran más bien lo contrario: se estima que más de 242 millones de personas en todo el mundo padecen este problema.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad