Paz Padilla Sálvame

La “durísima enfermedad”. Paz Padilla rota (y es la hija de un actor español)

stop

La presentadora de Telecinco y la noticia que le encoge el corazón

14 de septiembre de 2019 (15:17 CET)

Paz Padilla y el resto de la comunidad del mundo del espectáculo en España están rotos. ¿El motivo? La “durísima enfermedad”, como apuntan en las redes, que sufre la hija de uno de los actores más queridos en nuestro país: Pablo Carbonell.

El humorista, actor y cómico tiene una hija de 9 años llamada Mafalda que, de hecho, ha heredado todas las dotas interpretativas de su padre. La pequeña es actriz y bailarina y se ha convertido, además, en una de las promesas del mundo de la interpretación. Es más, el éxito es tal que a día de hoy se encuentra rodando una película con el mismísimo Álex de la Iglesia.

La enfermedad de Mafalda Carbonell

Eso sí, no es que haya sido precisamente una infancia fácil para Mafalda. Todo lo contrario. Fue justo al nacer cuando los médicos le diagnosticaron artrogriposis múltiple congénita, una enfermedad (aunque muchos prefieren referirse a ello como un síndrome médico) muy poco común ya que afecta tan solo a uno de cada 3.000 nacimientos.

Una enfermedad que afecta a las articulaciones que presentan una contractura o una retracción ya sea en flexión o en extensión y que, en el momento que los médicos se la diagnosticaron, muchos pensaron que no podría andar. Nada más lejos de la realidad.

La pequeña Mafalda tiene una movilidad tan común como el resto y, de hecho, triunfa también como bailarina. Para ello, eso sí, ha tenido que pasar por el quirófano unas cuantas veces. Han sido casi diez las veces que la han operado y ojo porque siete de ellas fueron cuando era muy pequeña.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Muchas gracias os quiero mucho ❤️❤️💘 • #goya2019 ❤️

Una publicación compartida de Mafalda Carbonell Arellano❤️ (@mafaldaca_) el

Por suerte para ella, para sus padres y para el resto del mundo del cine y la interpretación, Mafalda lo ha superado todo y ahora va camino de, como poco, igualar la trayectoria de su padre. Algo que desde luego, si lo consigue (algo que muchos ya dan por hecho) será una alegría inmensa.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad