La droga ha roto a la familia. Compañero de Kiko Matamoros, confiesa. Infierno fuera de Telecinco

stop

La confesión que deja a todo Sálvame con la boca abierta

kiko matamoros

21 de julio de 2020 (13:08 CET)

Kiko Matamoros lleva muchos años en el mundo de la televisión y sabe que, por desgracia, una parte de los que pasan por ella (sobre todo en según qué entornos y programas) acaban teniendo ciertos problemas con las drogas. Su hermano Coto es un claro ejemplo de ello.

Pero en este caso no ha sido otro que un compañero de platós en muchas ocasiones de Kiko, Alonso Caparrós, el que ha hecho público ahora uno de los problemas derivados de la adicción que tuvo hace un tiempo a las drogas. Un infierno dentro y fuera de Telecinco que ha provocado, de hecho, un conflicto familiar.

El drama de Alonso Caparrós

El que en su día fue uno de los presentadores de moda en España gracias al exitoso Furor, ya confesó hace unos meses que durante muchos tiempo tuvo problemas de adicciones.

alonso caparrós llorando en plató

Y no se guardó nada. Frases como “Consumía lo suficiente como para matar a siete caballos”, “Durante una época de mi vida podría haber muerto prácticamente todos los días” o “En Furor, llegaron a atarme las piernas al taburete para que no se me movieran las piernas” ya han quedado para el recuerdo de la audiencia de Sálvame, donde se confesó.

Durante su etapa de recuperación, fue su hermano Andrés uno de sus pilares. Sin embargo, como el propio Alonso reconoció hace poco en Sálvame también, parece que la relación de hermanos ya no es la que era. De hecho, Andrés le ha bloqueado en sus redes sociales.

En este sentido, hay quien considera que Andrés tendría celos de ver cómo su hermano, ya recuperado, vuelve a tener protagonismo en la pequeña pantalla. El problema para Alonso es que ni él sabe el motivo de esta nueva actitud de su hermano: “Ha debido ver lo que dije o alguien le ha debido contar los términos en los que hablé”, apuntó.

Y continuó: “Yo le he contestado que ése es el problema: que utiliza un mantra, un método, que es egoísta e infantil, porque me mandó un mensaje, me bloqueó y me dijo que no quería saber nada de mí”. Una drama familiar que, desde luego, no parece que tenga solución fácil.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad