La reina emérita Sofía | EFE

La confesión de la reina Sofía sobre su muerte que deja a sus íntimos con cara de susto

stop

La revelación de la esposa de juan Carlos I que te dejará helado

27 de febrero de 2020 (13:39 CET)

El estado de salud del rey emérito Juan Carlos I preocupa y mucho en Zarzuela. El estado físico del ex Jefe de Estado tiene consternada a una parte de la realeza. Los que más le quieren andan muy pendientes del monarca.

Algo que se ha podido comprobar en las últimas apariciones públicas del padre del Rey Felipe VI. Por ejemplo, en el funeral de su hermana, la infanta Pilar, donde se le vio con dificultades para caminar y con un aspecto físico un tanto demacrado.

Resultado de imagen de juan carlos funeral pilar fiariogol"

Estado preocupante

Como también cuando acudió al hospital a ver a Simoneta Gómez-Acebo, hija de la infanta Pilar, que sufrió una bajada de defensas después de recibir la noticia de la muerte de su madre, lo que desembocó en una neumonía y en su ingreso en el Hospital Universitario La Zarzuela.

Juan Carlos I

El propio Juan Carlos es consciente de que el cuerpo empieza a darle señales de que lo mejor ya pasó. Y en su entorno ha reconocido que sabe que no le queda mucho.

Una prueba de ello sería la pulsera con el Padre Nuestro escrito en lengua clásica que le han visto lucir en los últimos meses. Así lo confirma El Español. Un detalle que se suma a lo que cuentan en las altas esferas, donde aseguran que la actitud de Juan Carlos ha cambiado en los últimos meses. Afirman que el emérito, cuya fama no concuerda con las ideas católicas, se habría vuelto muy beato últimamente.

La confesión de la Reina Sofía

Pero el padre de Felipe VI no es el único que piensa en el final. También la reina emérita Doña Sofía. Y de ello le habría hablado a la escritora Pilar Urbano. Concretamente, habría hablado de su entierro y de dónde quería descansar en paz.

"¡Allá ellos! Ese ya no es mi problema. Que hagan con mi cuerpo lo que quieran", le habría dicho Sofía. "¿En El Escorial"?, insistió la escritora. "No hay sitio ya. Están llenos todos los cajones", habría zanjado la monarca.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad