La casa de Cristina Pedroche en La Finca tiene siete lavabos

La colaboradora de El Hormiguero Cristina Pedroche tiene 7 lavabos en su nuevo hogar en La Finca

Cristina Pedroche
Cristina Pedroche

Cristina Pedroche aseguró hace ya muchos tiempo, cuando era apenas una joven que empezaba a destacar en el mundo de la televisión, que su sueño era algún día poder tener un casa pequeñita con una buhardilla.

Lo hizo en una entrevista en la que las cámaras acudieron al piso de su familia en Vallecas. Han pasado ya muchos años de ese momento y ahora, Cristina, una de las estrellas del panorama televisivo y de celebrities de nuestro país casada con el también mediático chef David Muñoz, vive ni más ni menos que en Pozuelo de Alcorcón, en La Finca, una de las urbanizaciones más VIP de toda España.

Los siete lavabos de Cristina Pedroche

Y es que, tras pasar los primeros años de su matrimonio en su piso de 70 metros en el centro de Madrid, en la zona de Embajadores, David y Cristina optaron hace unos meses por un cambio de vida total.

Dejaron atrás el bullicio y el estrés del centro de la capital española para instalarse en un chalet en La Finca, un chalet con piscina, 700 metros cuadrados y todos los lujos posibles.

Entre ellos, tal y como apuntan en La Razón, ni más ni menos que 7 lavabos. Es evidente que ni David ni Cristina van a hacer uso de todos ellos, pero quizás, si es que el Gobierno decide volver a implantar un confinamiento, sí que tendrán una manera de distraerse y de cambiar sus rutinas diarias acudiendo cada día a uno diferente.

Lo cierto es que, a diferencia de su piso de Embajadores, que Muños y Pedroche compraron, en este caso han optado por ir de alquiler. Los dos son muy conscientes de que en sus trabajos puede pasar de todo (David no lleva precisamente una buena racha con sus restaurantes) y es mejor no arriesgarse con una inversión millonaria.

Ahora que puede, viven de lujo, pero si por lo que sea su situación económica da uno o varios pasos hacia atrás, siempre podrán volver a su primer nidito de amor. Eso sí, no tendrás siete lavabos.