Kim Kardashian

"Kim Kardashian no llama la atención ni así". La foto de última de hora

stop

Un cambio grande

30 de marzo de 2020 (18:47 CET)

No solo las empresas están pasando por pérdidas económicas importantes, ya que, hasta las mayores personalidades de la actualidad, ven cómo se ha reducido su influencia en la audiencia. Kim Kardashian está pasando por algo que parecía imposible hace algunos años, que su popularidad bajara. La foto de última hora que ha publicado es una bomba, pero ni así ha sido capaz de llamar la atención como esperaba. 

Se ve a Kim utilizando una de sus fajas con un top en color beige. No es de extrañar que su cuerpo se encuentre perfectamente definido. Sabemos lo mucho que cuida su figura la empresaria a sus 39 años de edad. 

Con una foto que normalmente debería romper el contador de Instagram, apenas alcanzó más de 1,1 millones de likes. Se podría decir que es un muy buen número, pero si se toman en cuenta sus 164 millones de seguidores en total, estaríamos hablando de una respuesta de tan solo 0,67%. 

Ha pasado bastante tiempo desde que no supera los 3 millones de likes en sus publicaciones, algo que era costumbre para ella en cada instantánea. ¿Se habrá quedado sin creatividad?

Kim Kardashian no para las ventas

Con el espíritu de empresaria que tiene la estadounidense, el virus no le ha impedido seguir con sus planes de ventas. En la publicación que fue motivo del análisis de popularidad decreciente, comentó lo siguiente: «¡Mañana vuelve la faja! Diseñadas para levantar, esculpir y mejorar, estas piezas son imprescindibles para una forma suave y sin costuras». 

A favor de Kim Kardashian, quien no tiene planeado dejar de percibir ingresos en sus negocios, no se ha olvidado de los afectados por la pandemia e indicó: «Con este reabastecimiento, @SKIMS se compromete a donar $ 1M a los afectados por COVID-19». Sabe bien cómo equilibrar la balanza, pero en ninguno de los casos, la modelo verá perjudicada su impresionante fortuna. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad