Kiko Rivera se gasta un dineral en sesiones de espiritismo para hablar con Paquirri

Kiko Rivera se confiesa en sus redes sociales y avisa que va a luchar por lo que le pertenece, refiriéndose a la herencia de su padre

Rafa Mora habla de los problemas de Kiko Rivera
Rafa Mora habla de los problemas de Kiko Rivera

La guerra entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja no cesa. El DJ está muy enfadado con la actitud de su madre y no le perdona que no esté a su lado en sus duros momentos. El cantante contó que no estaba viviendo una buena temporada, especialmente por el cierre de su discoteca y por la falta de trabajo.

A la tonadillera le dolió mucho enterarse de los problemas de su hijo a la vez que los espectadores y se lo recriminó. Kiko Rivera dejaba claro que su madre se preocupaba más por su papel de artista que por el de madre. Les tenía descuidados. Ésta sería la verdadera brecha entre él y su progenitora. En ningún momento habría problemas económicos ni intereses por vender Cantora.

Sin embargo, ahora que Kiko Rivera tiene problemas económicos habría sacado a la luz que no recibió la herencia de su padre. Fran Rivera y Cayetano llevan años pidiendo las pertenencias de su padre. El cantante ha dejado claro a sus seguidores que luchará para que se haga justicia. Quiere conseguir el legado de su padre.

«Ojalá estuvieses aquí papá. Nada de esto estaría pasando. Tengo miedo de encontrarme con la verdad. Pero voy a luchar hasta el final tumbando a quien haga falta tumbar. Si ellos no supieron respetar tu voluntad, si todavía está en mi mano, te juro por Dios que yo lo haré. Te extraño tanto en estos momentos no sabes cuánto», se puede leer junto a una imagen en la que sale, de niño, en brazos de su padre. Sin duda este mensaje está cargado de dobles sentidos.

Kiko Rivera tenía un gran cariño a su padre y lo recuerda todos los días de su vida. De hecho, en más de una ocasión ha lanzado una publicación recordándoselo. Se dice que el DJ habría contratado a un espiritista para poder hablar con su padre desde el más allá. En alguna ocasión ha tirado de esta práctica dubitativa solo para reconfortar el dolor que siente por su pérdida y la falta de su madre en casa.