Kiko Rivera negocia con periodistas de ‘Sálvame’ nueva documentación para liquidar a Isabel Pantoja

Kiko Rivera quiere que se cumpla la voluntad de Paquirri y para ello ha contado con ayuda de algunos amigos

Fotografía: Kiko Rivera negocia con periodistas de ‘Sálvame’ nueva documentación para liquidar a Isabel Pantoja
Fotografía: Kiko Rivera negocia con periodistas de ‘Sálvame’ nueva documentación para liquidar a Isabel Pantoja

Kiko Rivera se ha convertido en el hombre más buscado de España tras su entrevista en ‘Cantora: la herencia envenenada’. En Telecinco no se habla de otra cosa y es que está historia tiene «trama» para largo. El DJ está dispuesto a llegar hasta el final de este asunto y no le importa dañar la imagen de su madre. Se siente engañado y estafado. Dolido porque le ha hecho daño la persona que más quería.

El DJ está dispuesto a cumplir con la voluntad de su padre Paquirri. No piensa dejar descansar a Isabel Pantoja ni la va a perdonar nunca. No hay vuelta a atrás. Todo cambió cuando Kiko Rivera visitó Cantora el pasado 2 de agosto con motivo del cumpleaños de su madre. Sin querer entró en la famosa habitación donde se escondían las pertenencias del torero que en su día la cantante dijo que le fueron robadas y supuestamente denunció.

Por el momento los argumentos de Kiko Rivera no tienen mucha solvencia. Por este motivo, después de pasarle toda la información a sus abogados, el DJ se ha puesto en manos de los periodistas, tal y como avanza Informalia. En el mismo programa pactó que ningún periodista ni colaborador estuviese en su contra. Ni se le volviese a hacer ninguna pregunta. Kiko Rivera ha hablado con algunos de ellos.

Fotografía: Kiko Rivera negocia con periodistas de ‘Sálvame’ nueva documentación para liquidar a Isabel Pantoja

Estos le habrían ayudado a conseguir más documentos que acrediten su versión y dejen en mal lugar a Isabel Pantoja para hacer más presión. El periodista Antonio Rossi le presentó un contrato durante aquella emisión con el que podría demostrarse que Isabel Pantoja se embolsó en el año 1992, ocho años después de quedarse viuda, más de 100 millones de pesetas (600.000 euros). Lo hizo con la venta de cinco partes de Cantora.

Kiko Rivera ha pedido los papeles que demostrarían que Isabel Pantoja alquiló Cantora desde ese 1992. Por ello recibió 9 millones de pesetas anuales. El contrato a día de hoy sigue vigente y estaría percibiendo unos 60.000 euros al año.

Si no llegan a un acuerdo previo, Kiko Rivera está dispuesto a acabar con su madre.