Kiko Rivera hace el papel de su vida: todo es un montaje con Isabel Pantoja

Kiko Rivera se hace de oro echando por tierra la imagen de Isabel Pantoja al revelar detalles de la herencia de Paquirri

Fotografía: Kiko Rivera hace el papel de su vida: todo es un montaje con Isabel Pantoja
Fotografía: Kiko Rivera hace el papel de su vida: todo es un montaje con Isabel Pantoja

Kiko Rivera continúa su guerra con Isabel Pantoja con tal de descubrir que sucedió realmente con la herencia de Paquirri. Quiere que se cumpla la última voluntad de su padre. Al DJ no le importó el pasado viernes en el especial ‘Cantora: la herencia envenenada’ terminar de echar por tierra la imagen de Isabel Pantoja, como madre y como artista.

Fotografía: Kiko Rivera hace el papel de su vida: todo es un montaje con Isabel Pantoja

El marido de Irene Rosales asegura que no hace esto por dinero, sino para quedarse en paz consigo mismo y reclamar justicia. A él no le importa en absoluto Cantora ni la herencia de su padre. Misteriosamente esta polémica salta en el momento en que Kiko Rivera se siente ahogado por las deudas. El cantante lleva ocho meses con la discoteca ‘Hoyo’ cerrada. Solo le genera gastos, ningún ingreso. Además, se le cancelaron todos los bolos de este 2020. Sus únicos ingresos de este año provienen de sus últimas entrevistas en el Deluxe, en Lecturas y en el especial Cantora, con las que podría haberse ingresado una cifra aproximada a los 80.000 euros. Justamente todo esto llega también en el momento en que Isabel Pantoja renueva su contrato de exclusividad con Mediaset por dos millones de euros durante los próximos dos años.

A Kiko Rivera no le importa absolutamente nada con tal de llegar al fondo de la cuestión o como ya vaticinan algunos después de las últimas palabras del que fue abogado de su padre, ingresar grandes cantidades de dinero porque él mismo asegura que hay “trama” para rato. Ha hecho unas acusaciones muy duras que de ser ciertas podrían hacer que Isabel Pantoja acabase de nuevo en prisión, tal y como dijo Kiko Matamoros.

A Telecinco la pelea entre madre e hijo le ha venido como anillo al dedo y han sacado el máximo partido como ellos solo saben. Este tipo de televisión solo la puede hacer Mediaset. En el minuto de oro 5 millones de personas se interesaron por lo que tenía que contar Kiko Rivera y 3,7 millones se quedaron hasta el final. Récord histórico. Un dato que hacía mucho tiempo no se veía en ninguna cadena de televisión.

En vez de hablar todo esto en casa prefiere hacerlo públicamente. ¿Por qué? Parece que entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera se ha creado una brecha insalvable. Tal y como dice el DJ la herida ya está hecha y es imposible hacer las paces. Se acabó. Todo dicho desde la ira y con el calentón y la presión del momento.

Todos somos conscientes de que Telecinco va a exprimir esta historia al máximo. De hecho ya lo está haciendo. ‘Viva la vida’ aborda todo el fin de semana la polémica con la entrevista a Irene Rosales y el ‘Deluxe’ ha analizado todas las palabras de Kiko Rivera y ha contado con nuevos testimonios que han aportado más luz a la historia o confusión.

¿Pero cuándo pondrá el broche de oro a esta historia? Conociendo a Mediaset es evidente que habrá reconciliación o por lo menos un cara a cara entre madre e hijo porque es más rentable hablarlo en un plató de televisión. Y aún más, a poco más de un mes no sería descabellado pensar que Kiko Rivera e Isabel Pantoja podrían despedir el año con Telecinco. De momento es la única cadena que no ha anunciado a sus presentadores.