Kiko Matamoros saca la basura de Paz Padilla: el tema tabú en Sálvame

stop

El colaborador de Sálvame explota y ataca a sus compañeros del espacio tras no dejarle en paz

Kiko Matamoros enamorado

12 de marzo de 2019 (15:04 CET)

Kiko Matamoros es el blanco fácil de sus propios compañeros. Desde que dio a conocer su relación con Cristina Pujol, una bailarina de 32 años, los paparazzis no dejan de seguir todos sus pasos y más después de confirmar su enlace matrimonial. Según los colaboradores de Sálvame esto es solo una venganza tras conocer que su exmujer ha rehecho su vida con Tony Spina. Matamoros no puede ser el segundo plano. 

Kiko Matamoros alucinado en Sálvame tras las declaraciones de su hijo

El defensor de la audiencia se mantuvo apartado un tiempo apartado de los focos, pero volvió y más fuerte que nunca. El colaborador protagonizó un fuerte encuentro con Paz Padilla, tras insinuar que su pareja podría haber sido prostituta. Después le tocó el turno a Belén Esteban cuando esta hundió a uno de sus mejores amigos, Toño Sanchís. "Ella lleva viviendo de su hija 16 años", le espetó. Matamoros no deja a nadie vivo. Incluso le tocó el turno a su exmujer, Makoke, a quién llamó "cerda" y "falsa", aunque posteriormente se arrepentió. Por estas declaraciones le llovieron infinidad de críticas. 

El colaborador está harto de las noticias sobre su separación, de las peleas con su hijo y de todo lo que tenga que ver con su vida privada. Ya no puede más y ha estallado. "No me voy a desgastar con nada ni con nadie (...) A partir de ahora, lo que sea cobrando", dijo en directo. "Como si no cobrase cada vez que abre la boca", le contestó Gema López. 

“No ha habido nada agradable y estoy harto y saturado del trato que recibo, de cómo se cuentan las cosas y de cómo se sostiene todo en base a una mentira o a promover el escándalo. Estoy hasta las narices”, dice muy molesto. Parece que Matamoros estaría a punto de abanadonar su silla en el programa. 

La declaración de la polémica llegó cuando Kiko Matamoros dijo la siguiente frase: "No tengo la culpa de trabajar con gente poco preparada para gestionar un momento de crisis, que luego se victimice y recibir las descalificaciones de la presentadora”, refiriéndose claramente a Paz Padilla. El colaborador no soporta la presencia de la humorista en el espacio y prefiere que se dedique a sus cosas y abandone Sálvame. Pero Padilla no está dispuesta a ello. 

Muchas veces se le ha criticado a Paz Padilla por no mantenerse en su sitio, incluso por su forma de hablar. "No se le entiende nada", escriben algunos espectadores en redes. Desde que llegó a plató y su nerviosismo en su primer día mucho creyeron que no era su sitio y no han cambiado de opinión. A pesar de ello el programa funciona con la presencia de la humorista y saca las sonrisas de todos los presentes en el público. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad