Kiko Matamoros deja por los suelos el musical de Rocío Jurado

El polémico colaborador de Telecinco Kiko Matamoros y la dura crítica al musical de Rocío Jurado

Fotografía: Kiko Matamoros deja por los suelos el musical de Rocío Jurado
Fotografía: Kiko Matamoros deja por los suelos el musical de Rocío Jurado

Kiko Matamoros sabe muy bien que su vena polémica y la de un colaborador que nunca se ha caracterizado por morderse la legua es lo que han hecho de el una de las caras más buscadas por los medios de corazón.

Sabe muy bien que, si se muestra cauto y pone el freno de mano, su valor informativo no es que sea precisamente muy alto. Además, Matamoros es muy consciente de que todo lo que tenga que ver con polémicas y enfrentamientos es algo que siempre es más que bienvenido en Telecinco.

Kiko Matamoros se carga el musical

Es por eso que en Sábado Deluxe, que son muy conscientes del ‘arte’ que tiene Kiko para este tipo de cosas y lo mucho que puede ofrecer el colaborador, decidió mandar a Matamoros a que viera el musical en torno a la figura de Rocío Jurado.

Y ojo porque, como era de esperar, parece que ni Kiko ni su novia, Marta López, que le acompañó a verlo, salieron precisamente muy contentos. Es más, la crítica de Matamoros, que para eso lo había enviado allí el programa fue demoledora.

Lo cierto es que empezó fuerte asegurando que el show es una falta de respeto hacia Jurado: “He salido pensando si la figura de Rocío Jurado se merece esto”. Cómo no, Kiko ha ido más allá, y ha atacado con fuerza a la cantante Anabel Dueñas, la protagonista del musical: “No tiene capacidad para soportar el peso de tratar de imitar a Rocío Jurado, tiene el tempo de las canciones ralentizado porque esta chica no llega. Chilla como un gato pisado”.

Por si con la crítica a la capacidad de la cantante de estar o no a la altura de Rocío no había sido suficiente, Matamoros ha querido dar también su particular opinión sobre las dotes de baile de Anabel: “baila como una belga borracha en Torremolinos”.

En cuanto a los vestidos y la escenografía, Kiko ha sido también mu crítico: “Ha sido como una fiesta de fin de curso de bachillerato, de ese nivel. Se llena el escenario con ocho vestidos de Rocío Jurado y hay tres músicos arrinconados”.

Publicidad