Kiko Matamoros ¡cuenta lo más gordo! Y va de Lara Álvarez. ¡Atención a esto!

El colaborador de Sálvame cuenta todo de él y lo deja de mentiroso

Fotografía: Kiko Matamoros ¡cuenta lo más gordo! Y va de Lara Álvarez. ¡Atención a esto!
Fotografía: Kiko Matamoros ¡cuenta lo más gordo! Y va de Lara Álvarez. ¡Atención a esto!

Kiko Matamoros es uno de los colaboradores más queridos de Sálvame. El espacio no podría sustentarse sin la presencia del duro tertuliano. El novio de Marta López sabe demasiadas cosas de los famosos. Ahora quién ha salido a la palestra es José Antonio Avilés. El colaborador de Viva la vida quiso concursar en Supervivientes para conseguir su sitio en los medios. Su sueño es trabajar en Sálvame. Pero tiene que pagar un precio muy alto. Ya ha salido a la luz que su tío es el director de Viva la vida, casualmente donde él trabaja sin ser ningún rostro conocido. 

josé antonio avilésPrecisamente estos últimos días ha salido a la luz que José Antonio Avilés podría haber engañado a todos y realmente no ser periodista como dice ser. Además, varios excompañeros de un curso de higiene bucodental realizado por Avilés hace unos años le acusaron de mentiroso y conflictivo.

Y aún hay más. Kiko Matamoros ha destapado más juegos sucios del colaborador. Según cuenta el tertuliano, José Antonio Avilés consiguió la entrevista al padre del futbolista fallecido José Antonio Reyes tras hacerse pasar por un amigo íntimo. «Lo hizo sin tener ningún escrúpulo porque ni le conocía, vaya pedazo de sinvergüenza. Eres un mierdecita, hijo«, dijo el colaborador.

Parece que la mentira es el pseudónimo de José Antonio Avilés. Matamoros también contó que se «autonombró» estilista y se puso en contacto con distintas firmas que trabajan con Instagramers. «Él, a cambio, negocia un dinerito para que las ilustres conocidas se suban un post con la prenda».

La primera que cayó en sus redes fue Isa Pantoja.»Cobró 200 euros porque Isa se pusiera un modelo». A la misma marca también le vendió que era estilista de rostros como Lara Álvarez, Paula Echevarría o Dulceida. «Pidió 1.200 pavos, se le hizo la transferencia y no salieron las fotografías ni respondía a las reclamaciones de la empresa». Incluso habría utilizado el fallecimiento de un familiar para evitar devolver el dinero: «Buenos días, doña Carmen, abuela de Don José Antonio Avilés ha fallecido esta mañana en Sevilla. Pedimos respeto por sus familiares (…) le comunicamos esta desafortunada noticia», decía el mensaje que Avilés habría mandado a la persona que le reclamaba el dinero.