kiko hernández teléfono

Kiko Hernández impactado. “Miedo a perder mi trabajo”. Llorando. Famoso de Telecinco

stop

El colaborador de Sálvame se encuentra confinado en su casa y lo está pasando mal

21 de abril de 2020 (13:24 CET)

El confinamiento total continuará, como mínimo, hasta el domingo 9 de mayo, cuando se cumplan casi dos meses sin salir de casa. El agotamiento, la monotonía, la incertidumbre y el miedo están haciendo mella en las personas. De una manera u otra el coronavirus afecta a todos. Una vez se salga de ésta situación nada volverá a ser igual. 

Hay rostros de Telecinco que decidieron acudir a su puesto de trabajo, mientras otros tomaron la decisión de quedarse en casa. Kiko Hernández es uno de los que quiso confinarse para estar al lado de sus hijas gemelas de 3 años y protegerlas. Aunque ha hecho videollamadas en directo con el programa y expresa que no le gusta ésta situación se ha mantenido fuerte. No como otros colaboradores o presentadoras. 

Emma García pudo airearse mientras acudía todos los fines de semana a su puesto de trabajo. La presentadora pasa las tardes de los sábados y domingos en el plató de Viva la vida, solo los días de diario se mantiene en casa junto a su hija pequeña, a quién ahora podrá sacar a la calle, y a su marido. 

Las semanas cada vez son más complicadas y pesan más. En la entrevista que realizó el pasado domingo 19 de abril a Torito, compañero del programa, no pudo evitar venirse a abajo. La vasca ha confesado que las primeras semanas no se encontraba bien anímicamente El colaborador del programa ha confesado que sintió miedo y pensó que podía quedarse sin trabajo, mientras que Emma García desveló que le costaba mucho ser positiva. "Sentí miedo a perder mi trabajo", confesaba con los ojos entumecidos. El colaborador es el único que se encuentra confinado en su casa con su hijo de 3 años, fruto de vientre de alquiler, y su marido. "Yo era tan feliz en el programa", expresaba dejando claro que tiene muchas ganas de volver.  

Emma García toritoEmma García siempre ha intentado ser muy positiva ante cualquier circunstancia, pero como todo el mundo es humana y esta situación es totalmente nueva para ella. “Yo tenía ganas de llorar por la situación que estábamos viviendo y además me costaba por la emoción de llegar aquí y ver que los compañeros iban cayendo. Cada semana llegaba y preguntaba que quien faltaba, a mí me rompía”, ha explicado la presentadora.

Sin embargo, García ha sabido encontrar el lado positivo. “He descubierto a un equipo tan humano…han sido momentos tan especiales que lloro de emoción. Estoy orgullosa y agradecida a todo el equipo”, ha desvelado.

Y además, está dispuesta a cambiar de actitud. “Mi madre es como yo, es de no llorar, pero en este momento a mi madre se le estarán cayendo unos lagrimones. Soy excesivamente introvertida y estoy intentado no serlo, pero me cuesta mucho. Yo soy muy hacia dentro”, ha asegurado.

Torito le ha dado muchos ánimos. “Eres una tía que has hecho programas tan difíciles y no se te ha valorado como lo que eres, te han intentado hacer tanto daño y estoy tan contento de haberte conocido…”, le ha dicho a la presentadora.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad