Katy Perry se atreve, se lo quita y deja que la fotografíen así

Nunca deja indiferente

Fotografía: Katy Perry se atreve, se lo quita y deja que la fotografíen así
Fotografía: Katy Perry se atreve, se lo quita y deja que la fotografíen así

Katy Perry es una ladrona de suspiros. Verla sobre el escenario, en una entrevista o en las publicaciones que sube frecuentemente es un delirio.

Sentada en la cúspide de la industria musical, la californiana está en un punto donde se atreve a todo. Esto se evidenció en una sesión fotográfica en la cual se quitó todo. La intérprete de Part of Me tiene muy bien aprendido el arte de sorprender a sus seguidores.

En la foto se observa en blanco y negro completamente descubierta, dando una elegante demostración de la perfección de la mujer. Para algunos es la fotografía perfecta. La naturalidad y armonía de la pose, expresión de la cara y tonos grises es para enmarcar. Tiene sentido que se catalogue a Katy Perry como una artista integral, ya que hace todo bien.

La paz y conservación impecable de su piel tiene un método de origen indio, el cual también practica su enamorado, Orlando Bloom. En la búsqueda de alternativas a la medicina tradicional y los métodos invasivos que utilizan los artistas en la actualidad, Katheryn encontró soluciones mejores según su opinión. 

Katy Perry y el Ayurveda

Katy Perry

Dentro de las herramientas que aplica Katy para combatir el envejecimiento y la pérdida de energía, se encuentra el Ayurveda. Es una medicina tradicional que tiene como objetivo orientar la alimentación de acuerdo a la clasificación que tenga el individuo. Hay tres grupos, los cuales son: Vata, Pitta y Kapha. No se trata de una dieta para perder peso, de hecho, el objetivo final es la salud física y mental.

Katy Perry dice lo siguiente de esta forma de vida: «Definitivamente sientes más energía, básicamente saca toda la porquería de ti. Hay formas antiguas de curarte a ti mismo, además de tomar pastillas, es algo que siempre me encanta investigar». La belleza de Katheryn Elizabeth Hudson proviene de un sistema de curación con más de 3000 años de antigüedad.