“Kate Middleton sufre maltratos de William”: escándalo en Inglaterra (y muy gordo)

stop

Los duques de Cambridge han vivido un gran batacazo desde la supuesta infidelidad del Príncipe William

Kate Middleton y William

30 de mayo de 2019 (13:03 CET)

Un día le toca a Meghan Markle y otro a Kate Middleton. Una semana más su relación con el príncipe Guillermo vuelve a quedar en entredicho. Llevaban años siendo una de las parejas más estables de la realeza británica. Sin embargo, desde que se conoció la supuesta infidelidad de William a la duquesa de Cambridge con una de sus amigas la cosa cambió. Ahora todo lo que hace o dice el duque se examina con lupa. Y los periodistas empiezan a investigar su pasado. 

Este no fue el episodio más oscuro de la pareja. Según el biógrafo de la realeza, Andrew Morton, William solía tratar a Kate “como una sirviente, más que como su novia”. Según las palabras del autor, desde los primeros días de su relación, durante su estancia en la Universidad de St. Andrews en 2001, el hijo mayor de la Princesa Diana se comportaba “brusco” con Kate, además de que solía ser un novio “obstinado y de fuerte voluntad”.

Aunque a veces podía mostrarse brusco, tal y como reveló uno de los amigos de la universidad de la pareja, también solía ser cortés con ella. En alguna ocasión se les ha podido ver juntos, pero como si no estuvieran. Cada vez que aparecía alguien, William menospreciaba a Kate y ni tan siquiera le hacia caso. Ni la miraba, ni la presentaba a la persona en cuestión. Se quedaba como un objeto inanimado. 

El Príncipe Guillermo siempre esperaba a que Kate fuese tras él, como un perrito faldero. "Mientras más se conocían más parecía mantenerla atada", comentan. Otro de sus amigos reveló que la relación de la pareja ha estado llena de idas y venidas. A veces dejaban la relación en punto muerto y después la retomaban. Entre este tiempo de "descanso" no se sabe que hacía Guillermo. A menudo tenían discusiones. 

Dos años después de la graduación, la pareja acordó una "separación de prueba”, porque ambos querían enfocarse en sus asuntos y, según la experta real Katie Nicholl, porque William “quería su espacio”. Se estaban encontrando. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad