Kate Middleton y el príncipe William | EFE

“¡Kate Middleton llorando!”. Lío (y nuevo) con la amante de William (Rose Hanbury)

stop

La duquesa de Cambridge lo estaría pasando realmente mal con la presencia de Rose Hanbury en actos públicos

09 de julio de 2019 (12:11 CET)

Por todo el mundo es conocido el nombre de Rose Hanbury, en concreto por la prensa británica y la familia Real. Por culpa de ella, la relación entre Kate Middleton y el príncipe William podría haber puesto punto y final a su bonita historia de amor. La marquesa de Chonmondeley fue acusada de ser la amante del duque de Cambridge. Es el único motivo que encontraron los periodistas para justificar un distanciamiento entre ambas amigas. De todos modos nunca ha existido un indicio alguno con el que se pueda corroborar estas acusaciones. 

Rose ha estado unos meses apartada de los focos, pero es algo normal ya que ella solo acude a los eventos de gran embergadura como las cenas de gala. Hace unas semanas volvió a pasear por los pasillos del Palacio de Buckingham. Fue una de las invitadas al banquete que la reina Isabel ofreció en honor al presidente Trump con motivo de su visita a Reino Unido. En esta velada no faltaron ni los Duques de Sussex ni los de Cambridge. Por tanto ante tantas habladurías de mala relación todos se vieron las caras de nuevo. 

Rose Hanbury en Buckinham

Rose fue de las últimas en llegar al banquete, tal vez no quería quedarse esperando sin saber con quién hablar y recibiendo miradas furtivas de Kate Middleton. En la cena que tuvo lugar el pasado 2017 con los Reyes de España, Felipe y Letizia, Rose se sentó al lado de Harry, mientras que ahora ha sido relegada a un último puesto. 

Hanbury acude a estos eventos por su pareja. Es algo desconocido, pero Rose está casada desde 2009 con David Rocksavage, el séptimo marqués de Cholmondeley y el gran chambelán de la Casa Real británica, uno de los más altos cargos que un aristócrata puede ocupar dentro de palacio.

La relación entre ellos y los Duques de Cambridge llega porque ellos viven en una espectacular mansión en Norfolk cerca de la casa de campo donde residían Kate y Guillermo. Tal y como parece esta relación está rota, pero no se sabe el motivo exacto. 

Aseguran que “Kate le dijo a su marido que no le permitía ni siquiera hacer contacto visual con Rose, y mucho menos saludarla o entablar una conversación con ella”, destaca una fuente consultada por The Sun. Aseguran que Kate le solicitó a su asistente que “tuviera un ojo puesto en Rose todo el tiempo para asegurarse de que nunca se acercara demasiado. Rose estuvo distraída toda la noche con otras personalidades invitadas al acto, lo cual fue muy claro para que todos la vieran bien e interpretaran que no ocurría nada malo”.

Incluso Donald Trump se dio cuenta de la mala relación entre ellas y no dudó en hacer un charcarrillo de Kate Middleton y sus hijos. Algunas fuentes aseguran que Kate Middleton estuvo muy tensa durante la cena y con los ojos llorosos. La joven hubiese abandonado el salón si no fuese porque había lo más alto de la sociedad británica y podía causar un gran revuelo para la corona. La supuesta infidelidad de su marido la ha desestabilizado.

 El matrimonio de Rose Hanbury también empezaría a hacer aguas tras la polémica. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad