Juan Carlos I | EFE

Juan Carlos I se inyecta este medicamento que le provoca esto en el cuerpo

stop

El tratamiento del padre de Felipe VI que sale a la luz

29 de abril de 2020 (13:11 CET)

La salud del rey emérito de España Juan Carlos I preocupa. Y lo hace más allá del hecho de que el padre del rey Felipe VI pueda ser un paciente de alto riesgo en caso de contraer el coronavirus.

Las alarmas ya saltaron cuando acudió al funeral de su hermana, la infanta Pilar, celebrado el pasado mes de febrero. O cuando se le vio en el hospital visitando a Simoneta Gómez-Acebo, hija de la infanta Pilar, después de que la primera sufriera una bajada de defensas después de recibir la noticia de la muerte de su madre, lo que desembocó en una neumonía y en su ingreso en el Hospital Universitario La Zarzuela.

Juan Carlos I funera Pilar

Preocupación por el emérito Juan Carlos I

Dos apariciones públicas del suegro de la Reina Letizia que generaron consternación en el entorno de la Familia Real y en muchos medios. La imagen de Juan Carlos hizo saltar las alarmas.

Juan Carlos I

Los presentes en la misa del funeral de la hermana del emérito y los que le vieron llegar al hospital apuntaron que “no podía casi ni caminar” y que “iba con bastón y necesitaba ayuda para caminar”. Y no solo eso. También se refirieron a su aspecto. Apuntaron que s ele vio extremadamente delgado y desmejorado, lo que llevó a algunos a sospechar si padecía algún tipo de enfermedad. Pero no.

Las inyecciones del emérito Juan Carlos I

La revista Lecturas reveló lo que provocó el preocupante aspecto físico de Juan Carlos. Según apuntó la publicación de papel cuché, el motivo de su aspecto se debe a que podría haber dejado la cortisona, que se conoce que se ha inyectado durante largo tiempo, y que sería lo que hace que un físico más saludable y no tan delgado como el que se le vio en las dos ocasiones mencionadas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad