La Reina Letizia, el Rey Felipe VI y el rey emérito, Juan Carlos I | EFE

Juan Carlos I cuenta lo que hace Letizia (y es muy desagradable) cuando come en privado

stop

El secreto de la esposa de Felipe VI que conocen sus más cercanos

03 de marzo de 2020 (13:05 CET)

La Reina Letizia es una persona con muchas manías. Se conoce que la esposa de Felipe VI tiene muchas excentricidades. Y de ellas son víctima muchos de sus allegados. En Zarzuela saben bien como las gasta. Y también las repercusiones en su entorno.

Por ejemplo, la obsesión de Letizia por los alimentos que consume han llevado a instaurar en el núcleo familiar un menú en el que no caben las grasas, los azúcares y los fritos. Sí en cambio está repleto de vegetales, frutas, legumbres y pescado.

Unas costumbres que salieron de Zarzuela para instalarse en el comedor del colegio donde estudian la princesa Leonor y la infanta Sofía. Tal y como ha recogido Diario Gol en más de una ocasión, Letizia diseñó el menú de la escuela, demostrando una nula confianza  en lo que les pudieran dar de comer a las pequeñas.

Letizia Ortiz, Felipe VI, la princesa Leonor y la infanta Sofía | EFE

Letizia busca la perfección

Además, la Reina lleva mucho cuidado de su aspecto físico. Se conoce que tendría una peluquera a su disponibilidad a todas horas. A veces la hace acudir a Zarzuela a primera hora de la mañana.

En este sentido, se cuenta que en una ocasión Letizia fue a El Corte Inglés a buscar un champú específico, pero no lo tenía. Entonces la dependienta le ofreció otro, pero la ex de TVE lo rechazó: “Sí, claro, para que me manchéis el pelo de grasa”. La escena, además, provocó cierto revuelo y todo el mundo la miraba, lo que parece que molestó a la esposa de Felipe VI: “Vaya, ya está todo el mundo mirando en lugar de trabajar”.

Asimismo, los animales domésticos es algo que tampoco le va a la ex de Televisión Española. No quiere mascotas en su casa. Tanto es así que, cuando fue a vivir con Felipe, le obligó a sacar de en medio a Puskin, un perro de la raza schnauzer, al que el Rey de España tenía mucho cariño. Se dice que incluso era él el que le limpiaba los vómitos.

Pero según Jaime Peñafiel, Letizia lo echó de casa, dejando a Puskin a su suerte por la montaña, donde según el cronista podría haber sido devorado por algún jabalí.

El detalle desagradable de la Reina Letizia

Pero ante tanto refinamiento, hay un detalle impropio de una mujer de su nivel. Explican algunos de los que han compartido mesa con Letizia que es de las que les gusta llamar siempre la atención. De esas que no calla ni debajo del agua. Y ello desemboca en escenas un tanto desagradables.

Explican que habla continuamente, incluso mientras todavía tiene comida en la boca. Un detalle que no concuerda con lo detallista y pulida que pretende aparentar en sus apariciones públicas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad