Jorge Javier Vázquez ¡y él! Noche loca ¡con este famoso!: “¿Pero es gay?”

stop

El presentador catalán revela en su blog la persona con la que tendría un encuentro furtivo

Jorge Javier Vázquez

04 de marzo de 2020 (13:13 CET)

La isla de las tentaciones ha sido una auténtica revolución en Mediaset. No solo los espectadores de la cadena se han quedado enganchados, también los colaboradores y presentadores de todos los espacios. Entre ellos Jorge Javier Vázquez. El presentador de Sálvame habla de Rubén, quién conquistó el corazón de Fani en el programa y provocó el grito de moda de Christopher. El catalán compara al soltero de oro con Miguel Ángel Silvestre. 

Jorge Javier Vázquez y RubénSegún Vázquez, Rubén es el típico chulillo que gusta a todas las mujeres, incluso a algún hombre. A todo el mundo le gusta que le den caña. Es sexy y muy alto. Aunque el periodista no es quién para dar su opinión ya que tan solo mide 1,69. El comunicador, que últimamente está desatado y ha vuelto a instalarse aplicaciones para ligar, confiesa que el sexo para él no lo es todo. 

Ve a Rubén y si éste fuese homosexual o bisexual se acostaría con él, pero solo una vez. Deja caer un dubitativo "creo". Igual es adictivo, no hay nada más que ver a Fani cuando concursaba en el reality. Lo quería todo para ella y sucumbió a sus encantos. 

El presentador cuenta en su blog de la revista Lecturas que "está siendo listo porque se está refugiando en el papel de cándido. No creo que lo sea. Ni tímido. Ni vergonzoso. Pero con su 1.93 de estatura y esa carita que no la pintan los pintores, ir de chulo no le beneficiaría nada. Lo convertiría en carne de cañón, en aspirante a tonto del bote, en la nadería más absoluta". 

"Ha adoptado una postura inteligente y, si se lo sabe trabajar, la cosa le puede durar un tiempo prudencial para sacarse unos ahorros y enfrentarse al futuro con un poco más de tranquilidad. Pero no tengo yo muy claro si va a ser capaz de tapar durante mucho tiempo lo que en realidad es: uno de esos vivales a los que la vida siempre les acaba sonriendo. Es educado, correcto y encantador. Por ahora no se le puede pedir más", concluye. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad