Jorge Javier Vázquez habla con una famosa difunta de España

Jorge Javier Vázquez cuenta en su blog de la revista Lecturas que últimamente está pensando mucho en el más allá y tiene sueños algo extraños

Fotografía: Jorge Javier Vázquez habla con una famosa difunta de España
Fotografía: Jorge Javier Vázquez habla con una famosa difunta de España

Jorge Javier Vázquez se ha sincerado de nuevo en su blog de la revista Lecturas, donde ahora escribe todos los días una carta. En esta ocasión la protagonista de su escrito era Rocío Jurado y es que desde que Antonio David Flores se convirtió en el protagonista indiscutible de las tertulias de ‘Sálvame’ le ha vuelto a la memoria. Cuando vivía en el barrio de San Roque, ya soñaba con escribir en las revistas de papel couché. Estaba siempre al corriente de lo que les sucedía a los famosos de la época. Se despertó de la siesta un sábado pensando en la cantante.

Rocío Jurado apareció en su bloque por sorpresa, en su sueño claro. Cantó en directo a su vecina Carmen y después se pasó por casa de Vázquez e intercambió un pescado con la madre del presentador. «Le dije yo a la cantante: “¿Tienes miedo a la muerte”. Y ella me respondió que, como siguiera por ese camino, me dejaba de hablar. Y yo le contesté que no debía temer nada, que ella era todo luz y que todavía no era consciente de hasta dónde iba a llegar con su trabajo», cuenta el presentador. Para él, el sueño era muy real.

Fotografía: Jorge Javier Vázquez habla con una famosa difunta de España

«Estos días estoy pensando mucho en el más allá, porque el más acá me decepciona cada vez más. Me preguntan los de infoLibre por la crisis sanitaria del coronavirus y les digo que me ha dejado una profunda decepción personal. Porque hemos perdido una gran oportunidad para salir reforzados como país. Teníamos un enemigo común a batir y nos hemos dedicado a pelearnos entre nosotros», opina.

Para Vázquez esta situación que estamos viviendo es una oportunidad para empezar de nuevo y enmendar nuestros errores. «Ya no existe el trabajo fijo, el sueldo para toda la vida, la estabilidad. No existe nada. Nos están brindando la oportunidad de empezar de cero y acabar con todo aquello que nos ha empujado a llevar una existencia tan acelerada como poco fructífera. Volver a lo de siempre –las prisas, los viajes a ninguna parte, vivir sin darnos cuenta– nos llevará de nuevo al cataclismo. Hay que parar para recapacitar. Aunque duela. Seguir navegando sin rumbo es volver a la esclavitud de una realidad que nos anestesiaba», concluye.