Jordi Cruz ¡y ella otra vez juntos! MasterChef patas arriba. ¡La foto más buscada!

stop

El chef catalán vivirá una gran sorpresa en la primera prueba del nuevo programa

jordi cruz

20 de abril de 2020 (13:22 CET)

El nombre de Jordi Cruz vuelve a sonar con fuerza. El reputado chef se pone de nuevo en la piel del exigente jurado de MasterChef. El talent show de cocina más duro del mundo emite su octava edición de anónimos todos los lunes en la 1. Por este motivo los cocineros han hablado con los medios de comunicación y han presentado las novedades de este formato que ya ha arrasado con su primer programa. 

Como sucede todos los años, rostros de MasterChef Celebrity, de MasterChef Junior y famosos chefs de todo el mundo se colarán en las cocinas. Esta próxima semana será el turno de Tamara Falcó, la flamante ganadora de la última edición Celebrity. La diseñadora mostró una faceta totalmente desconocida y se llevó al público de calle, pero también a Jordi Cruz. Entre ambos hubo una muy buena relación, incluso algunos pensaron que podía haber algo más. 

"El reencuentro con ella ha estado muy bien. Es una persona maravillosa", nos cuenta Jordi. "Le hice cuatro bromas y cuatro cosas de cachondeo. Ella es muy tímida, como yo, y como la entiendo, intenté hacer cosas para sacarla de su caparazón y que la gente viese la persona que es ella", comenta el chef.

Entre Jordi y Tamara no ha existido nada ni lo existirá. Ambos negaron la relación. Y además, el catalán ya presentó en sociedad a su nuevo amor, una joven arquitecta brasileña. Volviendo a Tamara Falcó, la empresaria se aficionó a la cocina después de no haber tocado nunca un fogón. De hecho, Cruz cuenta que Falcó siempre la llama cada vez que está cocinando algo especial para que le eche una mano. 

Tamara Falcó vuelve a las cocinas

"En estos meses, igual que yo, no ha tenido tiempo de nada porque ha estado currando un montón. Si que, a veces, me llama y me dice que está preparando algún plato. Le gusta la gastronomía y compartimos esa afición", explica.

Según Jordi Cruz, ambos son dos personas a las que el público siempre ha prejuzgado. A él de borde y chulo y a ella de pija tonta. "A ella la prejuzgan, como me pasa a mí. Estoy hasta el tapón de que la gente diga que soy un borde, un cabroncete. Nadie puede juzgarme por esa horita que me ven haciendo un trabajo en un programa de televisión, no es un reflejo de cómo soy yo como persona. No tiene nada que ver", concluye.

Precisamente esta misma noche la diseñadora reaparece en el segundo programa de la exitosa octava edición de MasterChef. Los aspirantes se someterán a un nuevo reto y también Falcó, quién no tiene problemas a volverse a poner la chaquetilla. En una de las pruebas deberán realizar un plato que les defina, pero con alimentos blancos. Tendrán que darle color a través de ingredientes como el pimentón dulce, polvo de espinacas, cúrcuma, tinta de calamar, cacao o zanahoria en polvo y lo harán en solo 90 minutos. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad