Jordi Cruz no guarda silencio. Saray destapa el mayor escándalo de MasterChef

El talent show de cocina más duro del mundo vive otra nueva polémica que atañe al jurado

Fotografía: Jordi Cruz no guarda silencio. Saray destapa el mayor escándalo de MasterChef » Diario Gol
Fotografía: Jordi Cruz no guarda silencio. Saray destapa el mayor escándalo de MasterChef » Diario Gol

MasterChef volvió a dar la sorpresa a la cadena pública. En su quinto programa el talent show culinario anotó un espectacular 22,7% de share y casi 3 millones de espectadores. Un nuevo récord de audiencia. El formato está dispuesto a sorprender a sus fieles seguidores. En esta temporada nada está escrito, cualquiera puede abandonar las cocinas en el momento menos esperado. Es lo que pasó en la prueba de eliminación del último programa. Los delantes blancos cocinaron para los delantales negros. El peor plato, en este caso el de Teresa, provocó que Fidel quedase eliminado. 

Con este juego polémico le crecen más enanos a la productora. Shine Iberia ha tenido que dar de nuevo explicaciones por las acusaciones de Saray, que aunque ya no forma parte del programa se entretiene en las redes sociales desvelando detalles del programa o acusando a sus compañeros. 

En una nueva entrevista en el Diario de Córdoba la exconcursante desveló una jugosa información sobre la forma en la que llegó a MasterChef. En un primer momento su proceso de casting fue algo extraño, pero rápidamente Shine Iberia desmintió sus palabras y la obligó a matizar. 

Saray en los castings de Sevilla

Saray argumentó que ella nunca había participado en el proceso de casting como el resto de aspirantes. Además, la productora sabía que ella no cocinaba nada. “Una redactora que se dedica a buscar perfiles contactó conmigo, les dije que sabía cocinar lo típico de una casa, pero nada más, y como insistieron, decidí presentarme. La primera sorprendida cuando entré fui yo, después de un casting de más de 30.000 personas”, asegura en la entrevista.

La productora mostró unas fotografías donde se ve claramente que sí participó en todos los castings como cualquier otra persona y además ha facilitado los datos que ella dio al programa donde se veía como una gran cocinera, de hecho se puntaba con un 8. Es entonces cuando tuvo que matizar sus palabras. «Sí me presenté e hice las pruebas pero porque ellos me buscaron, yo no tenía intención de presentarme». Aunque la educadora social asegura que informó de que «sabía cocinar lo típico de una casa pero nada más», lo cierto es que en sus formularios de casting se muestra mucho más segura de si misma.

Macarena Rey, CEO de MasterChef, muestra su equivocación a la hora de cogerla en los castings. «Mi intención era meter a alguien trans para normalizar, pero no ha sido así. Lo bonito de la integración es tratar a todo el mundo por igual, y ‘MasterChef’ es un programa estupendo para dar visibilidad. Saray no lo ha utilizado”, ha explicado Rey.

“En vez de contar lo difícil que ha sido hacer su transición al ser de etnia gitana y con una familia conservadora, ha salido por otro lado. Por su personalidad, el esfuerzo le cuesta, y según avanzaba el programa iba bajando los brazos. Al final montó ese numerito”, añadía la CEO 

 

 

 

 

 

Publicidad