Jordi Cruz convierte MasterChef en un reality: vende más pelearse que cocinar

'MasterChef Celebrity' regresó con gran éxito y su segundo mejor dato. El programa vivió el primer tenso enfrentamiento entre Jordi Cruz y Jesús Castro

Fotografía: Jordi Cruz convierte MasterChef en un reality: vende más pelearse que cocinar
Fotografía: Jordi Cruz convierte MasterChef en un reality: vende más pelearse que cocinar

‘MasterChef Celebrity’ aterrizó el pasado martes 15 de septiembre con su quinta edición. Ocho años con tres ediciones de forma ininterrumpida en TVE y sigue anotando grandes datos de audiencia. Con un nuevo récord y siendo lo más visto de la noche, el talent show regresó con 16 nuevos concursantes de lo más variopintos y alguna que otra polémica.

Fotografía: Jordi Cruz convierte MasterChef en un reality: vende más pelearse que cocinar

En el plató se vivieron muy buenos momentos, pero también mucha tensión, especialmente entre Jordi Cruz y Jesús Castro. El actor no encaja muy bien las críticas, aunque supo comportarse, y se mostró muy serio y disconforme con la valoración de sus platos de atún, especialmente con el chef catalán, el más duro del jurado.

A los jueces les indignó que Jesús tirara parte de la comida a la basura porque le sobraba. Por este motivo pidieron otro plato más y aprovecharon para recriminarle esta acción. Jesús no tenía más material para conformar un nuevo plato.

Su actitud no gustó nada a Jordi Cruz, que no dudó en pararle los pies al actor. “Tú, amigo mío, ¿qué estás buscando aquí?”, decía. “Yo estoy buscando aprender de un mundo que me gusta”, respondía visiblemente enfadado el gaditano. “Eso te lo puedo dar”, le decía el catalán.

Lejos de quedarse ahí la tensa conversación continuó ante la cara de asombro de sus compañeros. “¿Y discutir conmigo?”, proseguía el juez ante la incredulidad de Jesús. “¿Si lo busco? No. ¿Y tú conmigo?”, respondía con una actitud chulesca. “Ni mucho menos. “Ni mucho menos. Pero si tú has venido a aprender, ¿sabes cómo se hace? Con la verdad”, sentenciaba Jordi Cruz. Sin embargo, el concursante decía aceptar con facilidad las críticas: “Bien. Si no, no hay aprendizaje posible”.

Publicidad