Isabel Pantoja cambió el testamento de Paquirri: así engañó a Kiko Rivera

Isabel Pantoja y Kiko Rivera continúan la guerra. El DJ se siente muy dolido y engañado y piensa descubrir toda la verdad sobre la herencia de su padre

Fotografía: Isabel Pantoja cambió el testamento de Paquirri: así engañó a Kiko Rivera
Fotografía: Isabel Pantoja cambió el testamento de Paquirri: así engañó a Kiko Rivera

El conflicto entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera continúa con un nuevo capítulo. El DJ, lejos de quedarse callado, ha vuelto a hablar en una entrevista exclusiva para la revista Lecturas, donde detalla aspectos desconocidos de sus problemas con su madre. Cantora es una de las protagonistas y su padre Paquirri. El cantante empezó por reclamar la atención y cariño de la tonadillera, quién siempre había actuado con sus hijos como artista y no como madre, algo que le ha echado en cara. Ahora busca saber toda la verdad porque cree que ha estado engañado todos estos años.

«Lo que Paquirri dejó por escrito no es lo que se firmó y se cumplió. Isabel Pantoja no es propietaria de nada, según la voluntad de Paquirri», una información sorprendente de Sandra Aladro, que refuerza el testimonio que Kiko Rivera ha dado en Lecturas sobre la herencia de su padre. Según parece indicar, Isabel Pantoja habría llevado a cabo una estrategia para convertirse en la dueña del legado de su marido. Dejándose por el camino cifras de casi seis ceros, cambió su estado de beneficiaria a propietaria.

 «Paquirri deja por escrito que sus herederos universales sean sus hijos», ha continuado desarrollando la periodista en ‘El programa de AR’. Según la voluntad que torero dejó por escrito: «Los hijos que tenga serán herederos a partes iguales. A Isabel Pantoja, su padre y hermanos les deja el usufructo del tercio de libre disposición, siendo ella la usufructuaria de la mitad de ese tercio de libre disposición».

Fotografía: Isabel Pantoja cambió el testamento de Paquirri: así engañó a Kiko Rivera

La cantante no estuvo de acuerdo con ese derecho. «Durante tres años se niega a llegar a un acuerdo, yéndose en ese tiempo un montón de millones de pesetas porque hay fincas que mantener e hipotecas que pagar. Había más fincas ademas de cantora. Está tasado el dinero que se pierde», subraya la periodista.

Isabel consiguió conmutar un usufructo por un bien. Su objetivo se convierte en conseguir un «acuerdo de las partes en valorar el usufructo y conmutarlo por la mitad de Cantora». Por este motivo le pertenece un 51% de la parte de la casa.

«Yo no cedí Cantora a mi madre a sabiendas, firmé lo que ella me pidió. He pedido a mis abogados revisar el testamento, me huelo lo peor», una frase capital de la entrevista de Kiko Rivera