Belén Esteban y Andrea Janeiro

¡Infierno Andrea Janeiro! SOS desesperado. “¡Ha pasado!”. Última hora

stop

La hija de Belén Esteban se confina en Reino Unido junto a su pareja

17 de marzo de 2020 (12:45 CET)

España ya supera los 11.000 contagios. Los ciudadanos están muy preocupados por el crecimiento de este número, como también de sus muertes, por suerte infinitamente menor. Pero no es el único país afectado por el coronavirus. El más preocupante es Italia. Esta bacteria ya está por todas partes y la OMS lo ha declarado como una pandemia. 

Todas las medidas que se puedan tomar son pocas para evitar más contagios. La misión a corto plazo es frenar el número de afectados. España ya se ha puesto seria cancelando todo tipo de actos públicos. Partidos de fútbol a puerta cerrada, programas sin público, conciertos y teatros cancelados, colegios y universidades cerradas e intentar salir lo menos posible a la calle. El Gobierno decretó el pasado sábado el estado de alarma. 

Los últimos en ponerse serios han sido los de Reino Unido, donde se encuentra viviendo con su pareja Andrea Janeiro. Belén Esteban está muy preocupada por ella, como también por su marido Miguel Marcos, quién es conductor de ambulancias. En el país británico no había una gran preocupación hasta esta semana cuando han visto las orejas al lobo. El país ya supera los 1.500 contagios y las 50 muertes. 

un hombre en el autobús londres

Medidas drásticas en Reino Unido 

Como en otros países, Reino Unido prefiere prevenir que curar. Están preparados para lo que pueda venir. Entre las medidas ya aprobados figura la reactivación de doctores ya jubilados para poder dar servicios a todo el mundo, la intervención del ejército para garantizar los suministros de alimentos y medicinas y proporcionar servicios básicos, encargar a la policía como papel prioritario el mantenimiento del orden público, cancelar todas las intervenciones hospitalarias que no sean urgentes a fin de liberar camas, cerrar escuelas, prohibir las visitas a residencias de ancianos, atender a los enfermos leves en sus casas, ayudar económicamente a los pequeños comercios que tengan problemas de efectivo, suspender eventos multitudinarios y cambiar la legislación en vigor para que se pueda enterrar con mayor rapidez a los muertos. 

Los británicos se han puesto en el peor escenarios posible, donde el 80% de la población estaría afectada y moriría más de medio millón de personas. En ese caso las medidas serían mucho más drásticas, como la suspensión del transporte público, incluido el metro de Londres, el cierre de ciudades enteras donde haya una particular virulencia al estilo de lo que ha hecho China, y el establecimiento de una morgue gigante en Hyde Park, como ha revelado la prensa.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad