Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina tienen un refugio secreto en Cataluña

La infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin y su refugio secreto en Cataluña

Fotografía: Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina tienen un refugio secreto en Cataluña
Fotografía: Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina tienen un refugio secreto en Cataluña

No es que sea precisamente ningún secreto que ni Felipe VI ni Letizia quieren saber nada de Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. Desde que se destapó el Caso Noos hace ya muchos años y que ha acabado con Urdangarin cumpliendo condena, la Casa Real ha alejado a la hermana del vigente rey.

Eso sí, no porque los reyes no quieran ni verlos implica que el matrimonio no haga vida en España. Y es que, de hecho, en los últimos meses la familia de Cristina e Iñaki han disfrutado en Cataluña de varios encuentros coincidiendo con los permisos de los que ha disfrutado Urdangarin.

Es más, no ha sido otro que el medio Vanitatis el que ha confirmado que, en una de sus recientes visitas a Cataluña, Cristina y su marido han dormido en casa de unos amigos en Cabrils, en el Marseme, un refugio secreto lejos del centro de Barcelona y donde pueden pasar los días mucho más tranquilos y sin la presión mediática a la que se sometieron en el pasado.

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

El drama de Iñaki Urdangarin

No es de hecho casual que hayan escogido estar lejos del foco mediático. Y es que, como apuntan en el ciado medio haciendo referencia a las informaciones que llegan desde el entorno de Urdangarin, el cuñado del rey Felipe lo está pasando muy mal tras conocer que se le ha denegado el tercer grado.

Cuentan que, al ver que su socio Diego Torres sí que estaba disfrutando de este tercer grado, Iñaki estaba convencido que él también acabaría teniendo este régimen de semi-libertad, de ahí que al conocer la negativa por parte de la Junta de Tratamiento Penitenciario de la cárcel de Brieva, el golpe haya sido muy duro.

Su abogado ya apuntó en una entrevista en la emisora catalana RAC1 que la decisión fue “uno de los mayores golpes para él y para su familia”. Por suerte para él, pese a no poder gozar del tercer grado, sí que disfruta de permisos en los que acude a Cataluña, entre otras cosas porque, como apuntan en el citado medio, su hijo Pablo está estudiando en la capital catalana.