“Humillante”. Así llamaba a María Teresa Campos Bigote Arrocet ¡por la espalda!

stop

La presentadora malagueña anunció su ruptura con el humorista a través de un comunicado

María Teresa Campos llora ante Bertín Osborne

06 de enero de 2020 (12:12 CET)

María Teresa Campos vuelve a estar a la orden del día. La semana pasada Terelu Campos a través de un comunicado oficial de la periodista dio la noticia del 2019. La presentadora y Bigote Arrocet ponen punto y final a su relación por deseo propio de la malagueña. Después de seis años, María Teresa Campos es totalmente libre. Algunas de sus amigas dicen que "se ha quitado un peso de encima". Sus hijas, Terelu y Carmen, están muy afectadas por ver triste a su madre, pero la ruptura no es algo que les apene. 

Por muchos medios de comunicación, incluso por los colaboradores de Sálvame, quiénes han intentado tirar por tierra la relación y la profesionalidad de la comunicadora, esa unión estaba destinada al fracaso. No se sostenía por ningún sitio y era todo totalmente falso. María Teresa Campos solo quería compañía, mientras que el otro necesitaba algo más. Ni tan siquiera dormían juntos en la misma cama. 

La presentadora, muy celosa, estaba harta de sus idas y venidas a diferentes países. En ninguno de los momentos cruciales de la vida de la periodista ha estado presente el humorista. Ni cuando sufrió el infarto, ni con el cáncer de Terelu, ni con su despido. Además, durante sus escapadas se hablaba de posibles relaciones ocultas. Según los colaboradores de Sálvame, como Kiko Matamoros, Bigote Arrocet habría sido infiel en varias ocasiones a María Teresa Campos. 

Muchos sostienen que Bigote Arrocet solo estaba con María Teresa Campos por dinero y reconocimiento. Rafa Mora contó que en una ocasión le invitaron a la casa de la presentadora y habló con Bigote Arrocet. El joven cuenta que el humorista le explicó que cuando "la viejita", haciendo referencia a la Campos, se va a dormir se trae "unas minas", es decir, unas jóvenes atractivas.

Según los colaboradores de Sálvame, Edmundo Arrocet ha sido un aprovechado y solo ha querido vivir del cuento gracias a María Teresa Campos. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad