Los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía | EFE

Humillación sin precedentes a la reina Sofía. Documento nuevo acaba con ella

stop

El rey emérito Juan Carlos I intentó detronar a su mujer

10 de julio de 2020 (11:56 CET)

Cuentan en muchos medios que los 65 millones euros cobrados por Corinna, en cierto modo, son una especie de finiquito cobrado por los 'servicios prestados' al rey emérito Juan Carlos I. Una compensación que en cierto modo servía para comprar su silencio.

Sin embargo, según ha revelado el periodista Matías Vallés en el Diario de Mallorca, el fiscal suizo Foundue Roquefort tendría un documento que demuestra que el rey emérito Juan Carlos habría ofrecido otro tipo de compensación que hubiera dinamitado la familia real española.

Juan Carlos ofrece el torno de España a Corinna

Un documento mediante el que Juan Carlos I le ofreció su trono a la prinmcesa Corinna Zu Frankenstein. En otras palabras, le habría ofrecido el puesto de la reina Sofía y el poder absoluto sobre la nación española. Para el emérito, Corinna era la monarca perfecta, pues según habría apuntado el emérito, “habla español”.

juan carlos y corinna

El documento, además, recogía que estaba dispuesto a lo que fuera con tal de no ver a Letizia como reina. Y ello pasaba por nombras a una nueva reina másjoven en edad que pudiera gobernar durante los años venideros eimpidiera la subida al trono de la ex de Televisión Española. Asimsimo, su testaferro apuntaba que Juan Carlos quería a Corinna como reina porque “el trono de España le hacía perder tiempo y dinero”.

Juan Carlos y Letizia | EFE

Corinna prefiere el dinero

Sin embargo, según recoge el notario Villarejo, Corinna rechazó ser reina de España y quedarse con los 65 millones de euros. Sobre todo después de saber que Corinna, en caso de ser reina, tendría que recibir a Mariano Rajoy. Además, Corinna habría dicho que no quería un país en ruinas “donde ponen chorizo en la paella”.

Así las cosas, la 'amiga especial' de Juan Caros habría rechazado el trono y habría preferido quedarse con los 65 millones de euros por los que el emérito intentó “vender a España”.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad