Eva González llora en MasterChef

Hospitalizada. Eva González callaba lo peor. Cayetano Rivera ha guardado el secreto hasta hoy

stop

La presentadora de La Voz y el torero se han preocupado por los miembros de su familia

11 de junio de 2020 (12:49 CET)

Eva González y Cayetano Rivera siempre se han mantenido públicamente al margen de lo que sucede en la familia. Especialmente en el en torno de su hermano. Igual han hecho Francisco Rivera y Lourdes Montes cuando se habló de la supuesta infidelidad del torero a la presentadora de La Voz. No obstante, esto no quiere decir que tengan mala relación ni que no se preocupen los unos por los otros. De hecho Cayetano y Eva han mantenido contacto durante la cuarentena para saber cómo iba la recuperación de Tana Rivera, la hija que tuvo el diestro con Eugenia Martínez de Irujo, quién durante este último año ha dado varios sustos. Y, ahora, uno más.

tana rivera con sus padres

Después de los pequeños traspiés de salud que sufrió, la nieta de la Duquesa de Alba ha desvelado que durante esta dura etapa de confinamiento padeció coronavirus. "Ya estoy muy bien", reconocía ella misma. "He tenido un poco de todo, el olfato también lo perdí pero poca fiebre aunque bastante malestar", aseguraba. Los síntomas movilizaron a la familia que ha llevado el tema con absoulto sigilo hasta hoy. Tana, que pasó por el hospital donde se trató la afección, se encuentra ya totalmente recuperada.

"Ya no contagio. Si no, no me hubiera dejado mi padre venir a ver a mis hermanos", sentenciaba haciendo referencia a que ya se había reencontrado con los pequeños de la casa, Carmen y Curro, a quien está especialmente unida. La joven, en este sendito, recupera su día a día en Ronda, donde vive su padre, Francisco Rivera, con Lourdes Montes y sus hermanos. Por el momento, no ha podido ver a su madre, Eugenia Martínez de Irujo, porque todavía no se puede viajar por provincias. Ella se encuentra en Madrid junto a Narcís Rebollo. 

Tana Rivera pertenece a dos de las sagas más importantes de este país. No obstante, al cumplir la mayoría de edad expresó mediante un comunicado su deseo de continuar siendo una persona anónima. Aunque sus padres sean muy conocidos ella quiere mantenerse al margen de los focos. Parece que su camino no está en los medios de comunicación. Está volcada en sus estudios de Administración y dirección de empresas (ADE). Ahora ha roto el silencio para explicar que, como muchos españoles, también ha sufrido el Covid-19 en sus carnes. 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad