Jennifer Aniston

“Ha muerto”. Y acusan a Jennifer Aniston: “Tú la has matado”

stop

La actriz de Friends recomendó no hacerse operaciones estéticas y seguir dietas milagro

05 de noviembre de 2019 (12:38 CET)

Este año Jennifer Aniston ha cambio de década. La actriz llega a los 50 espléndida. Nadie sería capaz de adivinar la edad de la artista. Parece que ha encontrado el secreto de la juventud eterna. La protagonista de Friends es todo un icono de belleza, por eso advierte de los problemas que puede suponer la medicina estética. "Hace diez años recibí un tratamiento con láser para la piel. Fue demasiado agresivo. Entonces me di cuenta de que algo que funciona a corto plazo puede causar daños a largo plazo", explicó en una entrevista. 

"La gente piensa que me he puesto muchas inyecciones, pero ese no es el caso. No dije que no lo intenté, pero rápidamente sentí que era una pendiente resbaladiza", dice. Por este motivo decidió optar por remedios naturales. Cada mañana bebe un trago de vinagre de manzana con el estómago vacío. Según ella esta bebida conseguía que su piel y su cabello fuesen más hermosos y facilitaba la digestión. 

lindsay bone vinagre de manzana

Ahora muchos de sus seguidores le echan la culpa del fallecimiento de una chica de 20 años que hizo la misma dieta. "Tú la has matado", le escriben en sus redes. Al parecer Lindsey Bone quería perder peso rápidamente antes de las vacaciones. Se alimentaba prácticamente solo de esta bebida, a penas comía. Cosa que Jennifer Aniston nunca ha dejado de hacer. Para ella el vinagre es solo un complemento depurativo. Sus compañeros de piso la encontraron muerta en la cama. 

Sin duda las dietas milagro, aquellas consideradas dietas extremas, son un gran peligro. Por eso, la madre de Lindsey, rota de dolor, ha querido hacer un llamamiento a todas las chicas de su edad adivirtiéndoles de los peligros de hacer este tipo de dietas con el objetivo de evitar que se repita una situación similar.  "Por favor, tened mucho cuidado", ha exclamado la madre justo después del funeral de su hija. "Era una niña con muchos planes de futuro y quería ir a la Universidad para honrar a su padre", ha añadido.

Últimamente la joven estaba obsesionada con perder peso. En su habitación encontraron un diario con un listado de los alimentos que podía comer para no consumir más de 1.200 calorías al día. La joven solía pasar el día en la biblioteca para intentar no comer. Además, tomaba antidepresivos tras el fallecimiento de su padre el pasado mes de mayo. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad