Belén Esteban y Andrea Janeiro

Golpe terrible a Andrea Janeiro. Y va de su abuela. Última hora demoledora

stop

La hija de la colaboradora muy preocupada por la madre de Belén Esteban

14 de abril de 2020 (13:02 CET)

Andrea Janeiro tomó la decisión de abandonar Reino Unido una vez que vió que la situación se ponía muy fea y las clases quedaron canceladas. Lo mejor en estos momentos era permanecer al lado de su madre. De esta forma ella estaría acompañada y tranquila al saber que Belén Esteban está bien. La colaboradora de Sálvame se retiró del programa antes de decretarse el estado de alarma al ser considerada grupo de alto riesgo por su diabetes. 

Sin embargo, éste confinamiento no está siendo feliz para Belén Esteban a pesar de tener a su hija en casa. La incertidumbre y la preocupación están presentes todos los días. La de Paracuellos tomó la decisión de separarse de su marido temporalmente. Miguel Marcos es conductor de ambulancias y transporta diariamente a enfermos por el Covid-19. Por este motivo se ha ido a vivir a su piso de soltero. Solo ve a Belén en la distancia. 

El otro problema de Belén Esteban es su madre. Su mayor apoyo y el pilar más importante de su vida tras el fallecimiento de su padre. La colaboradora siempre ha tenido bellas palabras para su madre, la abuela de Andrea Janeiro. Ésta se encuentra confinada en Benidorm, junto a su hermano. Por suerte no pasa este confinamiento sola, a pesar de estar lejos de su hija. Ambas realizan videollamadas todos los días. 

Belén Esteban con su madre

Como todas las personas mayores, la abuela de Andrea Janeiro lo está pasando realmente mal por pertenecer al grupo de alto riesgo debido a su avanzada edad. Por este motivo se toma muy en serio la cuarentena y no sale de casa para nada. No obstante, el permanecer "encerrada" tanto tiempo empieza a hacer mella en su estado de ánimo, en ella y en todas las personas mayores, las más delicadas y vulnerables frente al coronavirus. 

Para ellos no hay buenas noticias, aunque la gente joven no sabe cuando podrá salir a la calle y disfrutar de una "libertad", las personas de edad avanzada serán las últimas en salir durante el proceso de desconfinamiento. "Sin una vacuna, tenemos que limitar tanto como sea posible el contacto con los ancianos", especialmente aquellos que viven en residencias especiales, ha asegurado la presidenta de la Comisión Europea. 

Con tal de protegerles será muy importante que tarden en salir a la calle y que las familias mantengan el menor contacto físico con ellos. Una situación que podría deprimirles ya que ellos no tienen ninguna actividad esencial con la que entretenerse y su único afán es estar con su familia, especialmente con sus nietos si los tienen, y dar paseos por la calle. "Sé que es difícil y que el aislamiento es una carga, pero es una cuestión de vida o muerte. Debemos ser disciplinados y pacientes", agregó.

"Los niños y los jóvenes disfrutarán de más libertad de movimiento antes que las personas mayores y aquellos con afecciones médicas preexistentes", dijo la dirigente alemana, quien expresó su confianza en que un laboratorio europeo desarrolle una vacuna hacia fin de año. "Para garantizar que las personas puedan vacunarse rápidamente, ya mantenemos conversaciones con los productores sobre las capacidades de producción mundial", agregó.

Belén Esteban y Andrea Janeiro le mandan mucho ánimo y fuerza. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad