Fotos escandalosas. Kiko Hernández tiene prohibido enseñarlas (afectan a este VIP de Sálvame)

stop

El colaborador de Sálvame y algunos compañeros prefieren no opinar al respecto

Kiko Hernández sorprendido

05 de febrero de 2020 (13:07 CET)

Kiko Hernández, Belén Esteban, entre otros son muy amigos de Raúl Prieto y Joaquín Torres. El primero es ahora director de Viva la vida y en su momento lo fue de Sálvame. Y el segundo es uno de los arquitectos más prestigiosos del país. El diseñador de casi todas las casas de los famosos. Ambos son pareja y esta última semana han desatado las críticas por sus actitudes. 

Precisamente el arquitecto ha sido quién ha dado la cara en Espejo Público por poner pinchos de plástico a la entrada de su estudio para evitar que duerman indigentes. La noticia ha corrido como la pólvora en redes sociales y no ha dejado de recibir críticas. Torres se ha defendido este martes en el programa de Susanna Griso. 

Torres pinchos mendigos

El local donde trabaja se encuentra situado en el madrileño y exclusivo barrio de Salamanco. En la entrada dormían varios indigentes y éste finalmente ha tenido que tomar medidas para echarles de su lugar de trabajo. Joaquín Torres lleva mediando con este problema desde hace más de cuatro años, pero no había forma de solucionarlo. Han intentado hablar con ellos e incluso se les ofreció ayuda y se llamó al Samur Social en varias ocasiones. 

"No hay manera de ayudarles porque no quieren", además ha asegurado que "le hemos dejado usar los baños del estudio e intentado llegar a acuerdos horarios pero es imposible. Se pasan todo el día en el estudio mientras entra diferentes personas.El arquitecto ha explicado que han intentado poner plantas pero "los sin techo lo han destrozado todo". No obstante, ha aclarado que no es hormigón, sino tubos de plástico que van a rellenar de grava para poner un jardín de cactus. "La gente se nos ha echado encima sin ver el resultado final", ha concluido Torres.

Muchos usuarios de las redes sociales han criticado su actitud por tratar a personas como si fuesen palomas. Además le tachan de "inhumano", "canalla" y "mala persona". "Malvada persona sin alma. Es un acto de odio a los pobres y un acto de irresponsabilidad que puede provocar lesiones graves a quien tropiece y caiga allí", han escrito algunos internautas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad