Foto terrible de Ana Obregón indigna a España. “Carroñeros”, “Repulsivo” o “Asco”

stop

La presentadora y actriz madrileña pide respeto a la prensa para sufrir el dolor con los suyos

Ana Obregón

03 de julio de 2020 (11:36 CET)

Ana Obregón pudo despedirse por fin como merecía de su hijo Álex Lequio. La presentadora realizó un funeral el pasado 30 de junio a las 20 horas en la parroquia de Nuestra Señora de la Moraleja, Alcobendas. La actriz se enfrentaba a uno de los momentos más dolorosos de su vida. Despedir a su hijo. A pesar de que ya han pasado casi dos meses de su fallecimiento, Ana volvió a revivir ese fatal desenlace. Una vez más tenía que soportar las muestras de cariño de todos sus familiares y amigos íntimos. Debido al estado de alarma en el que nos encontrábamos el día que falleció Álex, a su entierro solo pudieron asistir los más cercanos, como su madre, su padre o la novia del joven. 

Un día después Ana Obregón dedicaba otro sentido homenaje a su hijo en redes sociales. “En nombre del ‘gladiador que sonrió al cáncer’, gracias de corazón por todos vuestros miles de mensajes de amor y ánimo a través de las redes de toda España”, escribía la presentadora junto a unas fotografías del día del funeral. Ana con la mano en el pecho en símbolo de agradecimiento y otra imagen donde da la mano a Carolina Monje, la novia de su hijo, para entrar a la iglesia. 

Ana Obregón se siente muy agradecida por como han tratado los medios de comunicación el fallecimiento de su hijo, con respeto y cariño, dejándole su tiempo para asimilar la situación. Además, ha aprovechado la ocasión para hacerles una petición pública “rogándoles que a partir de ahora respeten el dolor de una madre que ha perdido a su hijo y pueda vivir el luto en mi intimidad con mi familia”.

Varios medios de comunicación la han seguido durante estos dos meses a todas partes, aunque desde que falleció Álex, Ana solo salía de casa para acudir a la iglesia, donde estaba preparando el funeral del empresario, y para ir al cementerio a llevarle flores. Ana Obregón se quedaba sola un rato con su pequeño y le rezaba. 

La revista Diez Minutos se ha pasado de la raya y ha abusado de sensacionalismo y amarillismo para conseguir vender su publicación de esta semana. "Vergonzosa la portada de diez minutos. Podéis dejar en paz a Ana Obregón ? Dejadla en paz ! Es una madre que está sufriendo. No podéis dar más vergüenza de la que dais ! Carroña pura!" o "dáis asco", escriben varios usuarios en la red social. 

La publicación utilizaba como portada una fotografía robada donde se ve a una Obregón destrozada al lado de la tumba de su hijo dejándole el pastel que le dedicó en el día de su cumpleaños. Ana Obregón compró un erizo de chocolate y unas velas donde se leía 28, los años que cumpliría el empresario. 

ana obregón pone el pastel a su hijo

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad