Felipe VI se gasta más de 15.000 euros en este capricho de la reina Letizia

stop

El coronavirus destapa la última ostentosidad de la monarca

Felipe VI

10 de mayo de 2020 (13:25 CET)

La casa real española está siendo una de las más criticadas durante la crisis del coronavirus. Son muchos los que se han referido al hermetismo con el que actúan en Zarzuela los reyes de España, Felipe VI y Letizia.

Mientras en otras casas reales de Europa han publicado vídeos de teleconferencias entre los miembros de la familia, o mandando mensajes a la nación, Letizia y Felipe se han limitado a dejarse fotografiar mientras mantienen conferencias a distancia con las instituciones pertinentes.+

Leonor y Sofía, las únicas que dan la cara

De hecho, las únicas que se ha visto dirigiéndose a los españoles han sido a la princesa Leonor y la infanta Sofía. Lo hicieron el día 23 de abril, con motivo de la cuarta edición de la lectura fragmentada de El Quijote. Y el mensaje, escrito por Felipe y Letizia, fue considerado como “frío”, “artificial” y “poco sentido”.

Cabe decir que, por muchas críticas que reciban, la cosa no pasará de ahí. se hace difícil imaginar a Felipe y Letizia manteniendo una videollamada con los eméritos Juan Carlos I y Sofía, o con las infantas Cristina y Elena. No hace falta explicar en qué punto se encuentra la relación familiar.

Aún así, el que los monarcas solo se dejen registrar mientras realizan las mencionadas conferencias, no quiere decir que no dejen detalles curiosos de los que hablar.

El capricho de 15.000 euros de Letizia

Por ejemplo, que Letizia se ha montado su propio despacho, llamado Sala Magnolia, con el color blanco inmaculado como leit motive. Un espacio del que han llamado la atención, al margen de que Letizia precise de un despacho individual para lo que en Zarzuela llaman "trabajar", las sillas de las que dispone.

Letizia

Unos aposentos en los que se han fijado en El Español y de los que han dado algunos detalles. Concretamente, que son de un diseño realizado por los arquitectos Charles y Ray Eames, y que fueron creados en 1958 para un coleccionista norteamericano. Se llaman Aliminium Chair y, atención, cada una cuesta 2.600 euros.

Y ojo, porque tiene seis. Dudamos que vayan a llenarse. Lo que si podemos confirmar es que solo estos elementos del despacho de Letizia ya implican la friolera de 15.600 euros.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad