El rey Felipe durante los Premios Princesa de Asturias 2017. EFE/Archivo

Felipe VI repudiado por este colegio de niños y niñas que le niega ante toda España

stop

El Rey y el centro educativo del que todos hablan en La Zarzuela

08 de junio de 2020 (12:22 CET)

Cuando Felipe asumió el trono hace ya unos años, sabía muy bien que no iba a ser una tarea sencilla reinar en un país donde la monarquía empezaba a tambalearse. Y es que los escándalos de Iñaki Urdangarin y, sobre todo, de su padre, Juan Carlos I, ya estaban pasando factura.

Felipe, que sabía muy bien que debía hacer ciertos cambios para modernizar la institución y sobre todo, intentar limpiar su imagen, ha puesto mucho de su parte para que así sea.

Cerró filas y dejó fuera de la Familia Real a sus hermanas. Más recientemente, y ante la avalancha de informaciones que ponían a su padre en el punto de mira, optó por renunciar a su herencia así como a retirarle la asignación al emérito.

El colegio que niega a Felipe

Sin embargo, por mucho que desde La Zarzuela estén haciendo varios gestos de este estilo, parece que muchos ciudadanos e instituciones poco o nada quieren saber de la monarquía.

El rey Felipe VI (d) junto a su padre, el rey emérito Juan Carlos I | EFE

De hecho, no ha sido otro que un colegio en Pontevedra el que ha optado por renunciar al nombre de Felipe. En 1976 se inauguró la Ciudad Infantil Príncipe Felipe. Mas tarde, pasó a llamarse Complejo Príncipe Felipe para finalmente adoptar el nombre de Centro de Educación Infantil y Primaria Príncipe Felipe.

Sin embargo, ese nombre ya forma parte del pasado. Y es que ahora recibe el nombre de Centro de Educación Infantil y Primaria Daría González García, “Una profesora durante 44 años, nacionalista y afiliada al Partido Galeguista desde 1932 en la II República”, como apuntan desde el centro.

El argumento para el cambio de nombre es el siguiente, según los responsables: “Príncipe Felipe era un nombre que estaba obsoleto y queríamos, con el tema de la igualdad y de la promoción de la mujer, ponerle el nombre de una pontevedresa”. Un cambio de nombre que, seguro, no le ha hecho ninguna gracia al Rey. Entre otras cosas porque cada vez son más los ayuntamientos y entidades que prefieren dejar atrás nombres monárquicos para calles, plazas o centros educativos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad