Felipe VI pide la suite nupcial del hotel Ritz de Lisboa

Felipe VI y Letizia
Felipe VI y Letizia

Se han llenado muchos minutos de tertulias y se han escrito muchas líneas sobre las presuntas infidelidades del rey emérito de España Juan Carlos I a su mujer, la emérita doña Sofía. Las escapadas y los affaires fuera del matrimonio del padre de Felipe VI han sido la comidilla de muchos medios de papel cuché y programas de cotilleo.

Siempre se ha hablado en los medios del papel cuché de las presuntas infidelidades del rey emérito Juan Carlos I a su esposa, la emérita doña Sofía. Son numerosas las historias acerca de las aventuras extramatrimoniales del monarca. Ya desde los inicios de su romance se han explicado en los medios romances de Juan Carlos al margen de Sofía, que ella ha aguantado estoicamente.

Juan Carlos I
Juan Carlos I

Lista interminable

Que sí Corinna Larsen, que si Marta Gayá, que si Bárbara Rey… Hasta la periodista Selina Scott, que entrevistó a Juan Carlos antes de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, ha sido relacionada con el padre de Felipe VI. A ambos se les vio navegando con el velero Bribón, en el yate Fortuna, paseando por los jardines del Palacio de Marivent, etc.

Fotografía: Felipe VI pide la suite nupcial del hotel Ritz de Lisboa
Selina Scott y Juan Carlos I

Un perfil y una forma de hacer con la que Felipe VI no tiene nada que ver. Como señala Eyre, el actual Jefe de Estado sería el primer rey monógamo de las últimas cinco generaciones de los Borbones. Y cuenta una anécdota.

Juan Carlos y Sofía, en habitaciones separadas

Según la periodista, en Felipe y Letizia tuvieron que pedir una habitación de matrimonio cuando se alojaron en el hotel Ritz de Lisboa. Y es que allí, según la cronista especializada en la Casa Real, los responsables estaban habituados a reservar habitaciones separadas cuando acudían Juan Carlos y Sofía.

Y no solo eso. Según Eyre, las estancias estaban incluso en plantas diferentes. Lo que no confiesa es si era porque Juan Carlos tenía algo que esconder o porque así estaban más cómodos.

Publicidad