Felipe VI pagó 6.000 euros para hacer desaparecer este vídeo de Letizia

stop

El rey oculta una información de su mujer para que no salga a la luz

felipe vi y letizia en su coche

08 de marzo de 2020 (10:50 CET)

Se ha hablado en más de una ocasión de la mala relación que mantiene Letizia con la familia de su marido, Felipe VI. Al parecer, cuando el rey, por aquel entonces príncipe, decidió enamorarse de un plebeya, sus padres se lo pusieron demasiado difícil, incluidas sus hermanas. No estaba bien visto una relación de estas características y tenían miedo de que enturbiase el futuro de la monarquía. La ciudadanía se sorprendió al ver que la nueva princesa era la chica del telediario de TVE. 

Desde el momento que anunciaron su compromiso, Doña Letizia no tiene buena relación con ningún miembro oficial de la Casa Real más allá de las cámaras. Cuando estas desaparecen la vida de todos ellos cambia por completo. En algunos vídeos se puede ver como la relación de ésta con ellos no es buena. Se muestra distante y a veces por encima de algunos de sus miembros. Los ciudadanos recuerdan aquella imagen de hace dos veranos de la reina saliendo con sus dos hijas y Sofía de la Catedral de Palma de Mallorca. 

La periodista Pilar Urbano, en su libro La Reina, ha dado a conocer que cuando el rey emérito descubrió que su hijo estaba dispuesto a renunciar a la Corona con tal de ser feliz al lado de Letizia, decidió obtener datos de la entonces periodista de La 1. Así, solicitó ciertos informes sobre ella y su vida.

letizia

Lo peor de todo es cuando a base de investigar descubrió un vídeo que había de ella durante su estancia en México en la que se mostraba a favor de la república y, por tanto, en contra de la monarquía española, la que ahora defiende. Fue un estudiante de aquel país quién lo tenía en su poder y decidió entregar a los responsables de los telediarios de TVE.

Habló con Alfredo Urdaci, compañero de los telediarios de Doña Letizia. Como buen amigo le cubrió las espaldas. Cuando supo de la existencia de ese vídeo se puso en contacto con Zarzuela. El periodista compró el vídeo por 6.000 euros, en aquel entonces un millón de pesetas, para hacerlo desaparecer, siguiendo directrices de la Casa Real. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad