Felipe VI | EFE

Felipe VI no cuenta esto: “Te callas, ¡que soy tu rey!”. Pelea muy fea con un VIP

stop

El marido de la reina Letizia prefiere guardar en secreto este lío

27 de mayo de 2020 (11:59 CET)

Felipe VI es muy consciente de que, cada día que pasa, el problema con la figura de su padre, el rey emérito Juan Carlos I, es cada vez mayor. Y es que, a diferencia de lo que ocurría hace años, el emérito está perdiendo cada vez más apoyos a nivel interno así como sus contactos en la prensa.

Los recientes escándalos que ha protagonizado no han hecho otra cosa que provocar que muchos le den la espalda. El primero de todos su hijo que, al ver los líos de su padre y cómo medios nacionales e internacionales los destapaban, optó por anunciar que renunciaba a la herencia de su padre así como a quitarle la asignación que tenía de la Casa Real.

Juan Carlos y Felipe VI | EFE

Por otro lado, no es ningún secreto que, a excepción de su hija Elena, la relación con sus familia es cada vez más fría y distante. Pero ojo porque hay ciertos aspectos de su padre de los cuales Felipe prefiere no hablar. El problema es que otros, como Jaime Peñafiel, sí.

El lío con Juan Carlos y Jaime Peñafiel

Y es que el cronista monárquico por excelencia en España ha dejado caer en los últimos años varias bombas que no es que dejen precisamente en buen lugar a Juan Carlos I. Una de ellas tuvo lugar hace años cuando, días después de una visita al Reino Unido por parte del entonces rey, Peñafiel criticara en uno de sus artículos que quien lo fue a recibir al aeropuerto fue el príncipe Carlos, y no la reina Isabel II.

Una crítica que parece que no le gustó a Juan Carlos I que, a su manera, se lo hizo saber a Jaime a los pocos días, cuando se reencontraron: “Se me acercó por detrás y me sacudió el hombro algo parecido a un puñetazo y me increpó agriamente ¡Tú no tienes ni puta idea de nada y además te callas porque te lo digo yo que soy tu rey!", apunta Peñafiel.

Una palabras (“Te callas, ¡que soy tu rey!”) que no es que sean precisamente un ejemplo de cómo se debe comportar un monarca. Felipe lo sabe, de ahí que prefiera no explicar esta faceta de su padre.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad