ana obregón da las gracias a la prensa

Extrema gravedad. La familia de Ana Obregón toma la decisión más dura ante el último giro

stop

La actriz y presentadora no lo está pasando bien desde el fallecimiento de su hijo

22 de junio de 2020 (12:05 CET)

Hace un mes Ana Obregón vivió el peor momento de su vida. Su hijo Álex Lequio fallecía en Barcelona a causa de un cáncer a la edad de 27 años. El empresario fue un gran ejemplo para muchas personas que padecen la enfermedad por su optimismo frente a la enfermedad más temida. Sin embargo, después de una dura batalla de dos años perdió la partida. La presentadora se quedó desolada sin su único hijo, su luz, su vida. 

ana obregón arropada por sus hermanas en el tanatorio

Ana Obregón y Álex Lequio estaban muy unidos. De hecho cada paso que daba el hijo era seguido por su madre, una madre que ha demostrado ser toda una madre coraje. Tras conocer la enfermedad de su hijo, una piedra que les pusieron en el camino, la madrileña se armó de valor y se fue con él a Estados Unidos dejado todos sus compromisos profesionales paralizados. 

Ahora se ha quedado completamente sola. Además, la vida, muy injusta con ella, le quitó a otra de las personas más importantes de su vida, su compañera de cuatro patas. Luna, la golden retriever de Álex fallecía a los 16 años de edad. Aunque estaba muy mayor y en este caso era ley de vida. Ana cree que se murió de pena por no poderse despedir de su dueño y se fue en su busca. 

Son pocas las veces que se ha visto a Ana Obregón en la calle. En una ocasión para llevar flores a la tumba de su hijo y en otra para acudir a la iglesia. Aunque Dios no les ha hecho caso, Obregón no pierde la fe. Y es que ahora más que nunca le gustaría que le escuchasen. Quiere reunirse con Álex y Luna lo más pronto posible. Estas son las palabras desgarradoras que escribía en su cuenta de Instagram donde hizo un homenaje a las dos personas más importantes de su vida. 

Su familia está muy preocupada. Desde que falleció Álex han estado siempre a su lado, muy pendientes de su salud y su actitud. Amalia y Celia, dos de sus hermanas, no se han separado de ella ni un solo minuto. Incluso antes de conocer la trágica noticia se personaron en Barcelona a pesar del estado de alarma. Amalia contestaba a los medios con un "está hecha polvo". 

Si todo va bien y Ana quiere, la familia al completo se instalará en la casa familiar que tienen en Mallorca, en la Costa de los Pinos. Cambiar de aires le vendrá bien a Ana. “Esperamos, supongo... Eso esperamos”, contestaba a los reporteros.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad