Esto es lo que pasa con Leonor y su madre en Zarzuela cuando nadie las ve

El lío entre la princesa y la reina Letizia que callan en la Casa Real

Fotografía: Esto es lo que pasa con Leonor y su madre en Zarzuela cuando nadie las ve
Fotografía: Esto es lo que pasa con Leonor y su madre en Zarzuela cuando nadie las ve

Como suele ser habitual desde hace ya muchos años, lo que ocurre dentro del Palacio de La Zarzuela poco tiene que ver con lo que ocurre una vez los reyes y la familia real está delante de las cámaras.

Si bien de puertas hacia fuera todo es complicidad y buenos gestos (al menos la mayoría de veces) de puertas hacia dentro la situación es otra. Ojo, no tan sólo entre el rey Felipe VI y la reina Letizia, sino también entre Ortiz y sus hijas. Sobre todo con Leonor.

Y es que, como bien saben los que siguen desde hace años la evolución de la futura reina, Leonor ha dejado de ser una niña para convertirse en una adolescente. Y eso, cuentan, está empezando a crear algún que otro problema entre ella y su madre.

Leonor y la Reina Letizia | EFE

La pelea de Leonor y Letizia

Entre otras cosas porque, como es bien conocido, la reina siempre ha sido muy estricta respecto a las normas de convivencia y, sobre todo, respecto al ocio de sus hijas. Hace algunos años ella misma aseguró que “No pueden ver la televisión del lunes al viernes, ni tampoco jugar con la tableta, ni nada de internet» y que «ya tienen los fines de semana para estas cosas”.

Una serie de normas que, si bien durante mucho tiempo no han sido motivo de discusión, ahora parece que Leonor ya no las tolera con tan buena cara. Y es que, a raíz de esta crisis generada por el coronavirus y el confinamiento que ha derivado, Leonor ha tenido más acceso a internet, más tiempo de ocio y, por lo tanto, más ganas de no seguir los pasos pautados por su madre.

Cuentan, de hecho, que la princesa y Letizia han tenido alguna que otra discusión ya subida de tono acerca del acceso de Leonor a internet. La princesa, cómo no, quiere estar conectada todo el tiempo posible para, entre otras cosas, poder hablar con sus amigos. Algo que no encaja con la estricta política de su madre para estas cosas. Discusiones que, a medida que la hija mayor de los reyes se haga mayor, serán cada vez más habituales.